Menu

Cineasta israelí filma película sobre Der Yassin.

Cineasta israelí filma película sobre Der Yassin.

Testimonios de la Masacre Censurada de Deir Yassin:

 Por Ofer Aderet 16 de julio de 2017, Haaretz. 

 Desde hace dos años, un documento ha estado en los archivos de la asociación para resguardar el patrimonio de Lehi - la milicia clandestina que luchó por la independencia. Fue escrito por un miembro del grupo hace 70 años. La lectura podría reabrir una herida sangrante de los días de la Guerra de la Independencia que hasta el día de hoy despierta mucha tensión en la sociedad israelí.

 "El viernes pasado, junto con Etzel", el acrónimo de la Organización Militar Nacional, también conocida como el Irgun, otra milicia clandestina dirigida por Menachem Begin - "nuestro movimiento llevó a cabo una operación para ocupar la aldea árabe que se encuentra en el camino que va de Jerusalén a Tel Aviv.Yo participé en esta operación de la manera más activa ", escribió Yehuda Feder, cuyo nombre de guerra en Lehi (también conocido como la banda Stern) fue" Giora ".

 Más adelante en la carta, describe detalladamente su parte en la masacre que tuvo lugar allí. "Esta fue la primera vez en mi vida que en mis manos y ante mis ojos los árabes cayeron. En el pueblo maté a un hombre árabe armado y a dos chicas árabes de 16 o 17 años que estaban ayudando al árabe que estaba disparando. Los puse contra la pared y les disparé con dos cartuchos de la pistola Tommy ", escribió, describiendo cómo llevó a cabo la ejecución de las niñas con una ametralladora.

 Junto con eso, cuenta acerca del saqueo en el pueblo con sus amigos después de que fue ocupado. "Confisamos mucho dinero y la joyería de plata y oro cayó en nuestras manos", escribió. Concluye la carta con las palabras: "Esta fue una operación realmente oscura y es con razón que la izquierda nos vuelve a vilipendiar".

 Esta carta es uno de los documentos históricos revelados en un nuevo documental titulado "Nacido en Deir Yassin" por la directora Neta Shoshani, quien dedicó los últimos años a la investigación histórica integral sobre la masacre Deir Yassin, uno de los incidentes de la Guerra De la Independencia, que ha constituido una mancha en Israel hasta el día de hoy.

 Antes de la primera proyección de la película en el Festival de Cine de Jerusalén, Shoshani mostró a Haaretz los testimonios que ha recopilado sobre el incidente, resultado de una extensa busqueda en archivos y entrevistas de los últimos participes vivos de la acción.

 Algunos de ellos rompieron un silencio de décadas cuando hablaron con ella, a menudo por primera vez frente a una cámara.

 El asalto a la aldea de Deir Yassin comenzó en la mañana del 9 de abril de 1948, como parte de la operación Nachshon para romper el camino bloqueado a Jerusalén, con la participación de unos 130 combatientes Lehi e Irgún que recibieron ayuda de la Haganah antes de la independencia. Los combatientes encontraron resistencia dura y fuego de francotiradores y avanzaron lentamente por las calles del pueblo mientras lanzaban granadas y volaban casas.

 Cuatro de los combatientes murieron y decenas resultaron heridos. El número de habitantes árabes muertos allí y las circunstancias de su muerte ha sido discutido durante muchos años, pero la mayoría de los investigadores afirman que 110 habitantes del pueblo, entre ellos mujeres, niños y ancianos, fueron asesinados.

 "Corrieron como gatos", relató el comandante de la operación, Yehoshua Zettler, el comandante de Jerusalén de Lehi, al describir a los árabes que huían de sus hogares. Shoshani lo entrevistó en 2009, unas pocas semanas antes de su muerte. Zettler negó que su brigada llevara a cabo una masacre en el pueblo, pero no escatimó palabras para describir la forma en que sus habitantes fueron asesinados. "No te diré que estábamos allí con guantes de seda. Casa tras casa las volabamos. La mitad de la aldea ya no está allí ", dijo. Preguntaron sobre los árabes que fueron asesinados después de que la aldea se había rendido. "Nuestros chicos cometieron una serie de errores que me enfurecieron. ¿Por qué hicieron eso? ", Dijo. "Ellos tomaron los cadáveres, los amontonaron y los quemaron. Comenzó a haber un hedor. Esto no es tan simple ".

 Otra información dura fue proporcionada por el Prof. Mordechai Gichon, un teniente coronel que era un oficial de inteligencia de la Haganah enviado a Deir Yassin cuando terminó la batalla. "Parecía un pogrom", dijo Gichon, quien murió hace un año. "Si usted está ocupando una posición del ejército - no es un pogrom, incluso si un centenar de personas mueren. Pero si usted está entrando en una localidad civil y los muertos están dispersos por ahí - entonces parece un pogrom. Cuando los cosacos irrumpieron en barrios judíos, entonces eso debería haber parecido algo así. "Según Gichon," Me es difícil explicar lo acontecido como si las muertes árabes hubiesen acontecido en defensa propia. Mi impresión era que se trataba de una masacre

 Yair Tsaban, un ex diputado del Meretz y ministro del gobierno, relató en su entrevista con Shoshani que después de la masacre, en la que no participó, fue enviado para enterrar los cadáveres. "La razón era que la Cruz Roja podía aparecer en cualquier momento y era necesario borrar las huellas de los asesinatos porque la publicación de fotografías y testimonios sobre lo que había sucedido en el pueblo sería muy perjudicial para la imagen de nuestra Guerra de Independencia " dijo.

 "Corrieron como gatos", le contó el comandante de la operación, Yehoshua Zettler. No recuerdo haber encontrado el cadáver de árabes combatientes. De ningún modo. Recuerdo principalmente los cadáveres de mujeres y ancianos ". Tsaban testificó que vio a los habitantes ejecutados por la espalda y rechazó las afirmaciones de algunos de los participantes en la acción de que los habitantes locales habían sido heridos accidentalmente en los intercambios de fuego. "Un anciano y una mujer, sentados en el rincón de una habitación con la cara contra la pared, fueron fusilados por la espalda", recordó. "Eso no puede haber sido en el calor de la batalla. De ninguna manera. "La masacre de Deir Yassin tuvo muchas repercusiones. La Agencia Judía, los principales rabinos y los jefes de la Haganah la condenaron. La izquierda lo usó para denunciar la derecha. En el extranjero, se comparó con los crímenes de los nazis. Además, como el historiador Benny Morris señala en su libro "Víctimas honestas", "Deir Yassin tuvo un profundo efecto demográfico y político: fue seguido por la fuga masiva de los árabes de sus aldeas y ciudades".

 Shoshani se interesó por primera vez en la historia de Deir Yassin hace una década, mientras trabajaba en su proyecto final en la Academia Bezalel de Artes y Diseño en Jerusalén, que se centró en la documentación visual del hospital psiquiátrico de Kfar Shaul, que a su vez fue construido sobre las tierras de Deir Yassin después de la guerra. Siguiendo su documentación del lugar , también quiso encontrar imágenes históricas de la masacre que tuvo lugar hace 70 años.

 Para su sorpresa, descubrió que la tarea no era nada fácil. "En Internet hay retratos de cadáveres que han sido fotografiados como si fuesen de Deir Yassin, pero son de Sabra y Chatila", dice, refiriéndose a la masacre de 1982 por milicianos cristianos de cientos de residentes de los campos de refugiados palestinos en el Líbano . "En el Archivo del ejercito me dieron a conocer fotografías de los combatientes de Deir Yassin", continuó y mostró una serie de fotos mostrando a miembros armados de Irgun y Lehi, pero sin rastro de los árabes que fueron asesinados.

En el Archivo de la  Haganah, donde Shoshani continuó su búsqueda - "como una niña ingenua", como ella dijo - otra sorpresa la esperaba. "Un hombre mayor se acercó a mí, muy callado, me llevó a una habitación lateral y me dijo que había tomado fotos inmediatamente después de la masacre", dijo. El hombre era Shraga Peled, de 91 años, quien en el momento de la masacre estaba en el Servicio de Información de la Haganah. Le dijo a Shoshani que después de la batalla fue enviado al pueblo con una cámara para documentar lo que vio allí. "Cuando llegué a Deir Yassin, lo primero que vi fue un gran árbol al que estaba atado un joven árabe. Y este árbol fue quemado. Lo habían atado y quemado. Fotografié eso ", relató. También afirma que fotografió desde lejos lo que parecía una docena de otros cadáveres recogidos en una cantera adyacente a la aldea. Entregó la película a sus superiores, dice, y desde entonces no ha visto las fotos.

 Posiblemente esto se debe a que las fotos forman parte del material visual que está oculto hasta el día de hoy en el Archivo del ejercito y el Ministerio de Defensa, del cual el estado está prohibiendo la publicación incluso 70 años después del hecho. Shoshani solicitó al Tribunal Superior de Justicia acerca de esto hace una década como parte de su proyecto final en Bezalel. Haaretz se unió en la petición.

 El estado explicó que la publicación de las fotografías podría dañar las relaciones exteriores del estado y el "respeto por los muertos". En 2010, después de ver las imágenes, los jueces de la Corte Suprema rechazaron la petición, dejando el material lejos del ojo público. Mientras tanto, Shoshani logró hacerse con otras fotos relacionadas con la masacre, entre ellas una serie de fotografías que documentaban a niños huérfanos cuyos padres habían sido asesinados en Deir Yassin.

La masacre de Deir Yassin sigue molestando a todos los que se ocupan de ella, incluso a una distancia de 70 años. No todo el mundo está de acuerdo con la caracterización de "masacre". El historiador Dr. Uri Milstein, que estudia las guerras de Israel, hace mucho para propagar la tesis de que no hubo masacre en la aldea. En muchos artículos que ha escrito, afirma que se trata de "un mito mendaz" y "un libelo de sangre" y que los muertos árabes fueron asesinados en batalla ".

 "No creo que nadie haya tenido la intención de venir allí y matar a niños", dice Shoshani al resumir los materiales que ha reunido sobre el incidente. Sin embargo, dice: "Esto no era una batalla contra los combatientes, sino más bien la súbita ocupación de un pueblo, en confrontación con los habitantes que defendían sus casas con escasos recursos. Había también casos, aparentemente aislados, de ejecuciones" después de la pelea, con el propósito de disuadir".

La masacre de Deir Yassin fue el primero de una serie de incidentes en los que los combatientes judíos estuvieron involucrados en la matanza de civiles en la Guerra de Independencia y después de que terminara. Otro infame incidente fue el de Kafr Qasem en 1956, el día en que comenzaron los combates en la campaña del Sinaí. Cuarenta y ocho israelíes ciudadanos árabes israelíes fueron asesinados por disparos de la Policía de Fronteras. Como en el caso de Deir Yassin, el estado sigue censurando los materiales de archivo de Kafr Qasem.

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba