Menu

Una historia de la película que viste en la plataforma estaba incompleta.

Una historia de la película que viste en la plataforma estaba incompleta.

JTA.  

Una mujer que apareció en un exitoso documental de Netflix sobre  judíos ortodoxos dice que el hecho de que ella era abiertamente lesbiana  motivó que no apareciese en  la película.

Etty Ausch, de 33 años, es una de las tres personas que cuentan sus historias de abandonar la comunidad jasídica de Brooklyn en "One of Us", que se lanzó en septiembre. La aclamada película, dirigida por Heidi Ewing y Rachel Grady (ambas de "Jesus Camp" y "Detropia"), muestra la batalla por la custodia de Ausch sobre sus siete hijos respecto a su ex marido, a quien ella describe como abusiva. Alega que la comunidad jasídica se unió, acosándola y recaudando dinero para el abogado de su ex marido.

También muestra que Ausch se separa lentamente del judaísmo ortodoxo, evitando las faldas largas y una peluca para vestir pantalones.  

Pero hubo un detalle significativo que quedó fuera de la historia, Ausch reveló a JTA el mes pasado. Años antes Ausch había  dicho que era lesbiana, y en el momento de la filmación estaba saliendo abiertamente con una mujer. Los realizadores fueron conscientes de esto y filmaron imágenes de Ausch con su novia, pero esa parte de la historia se dejó en el proceso de edición. Ausch dijo que los cineastas le dijeron que Netflix tomó la decisión.

"Ellos filmaron, y yo era abiertamente gay en la película, y Netflix hizo que la sacaran y cuando me lo contaron estaba como 'OK', pero no tuve otra opción. No era como si pudiera decir 'no' o 'sí' ", le dijo a JTA mientras tomaba un café en un café de Midtown Manhattan.

Ni la productora de cine, Loki Films, ni Netflix respondieron a las solicitudes de JTA para hacer comentarios.

 Todos los años en que estuve casada, mi entonces esposo sabía que era gay", dijo Ausch. "En realidad, él fue quien me dijo que no sabía qué era ser homosexual y que las mujeres  pudiesen tener  atracciones para otras mujeres".

Ella dijo que su esposo la instó a obtener tratamientos que prometían deshacerse de sus atracciones hacia personas del mismo sexo.

Ausch vive ahora con su novia, Sarah, en New Haven, Connecticut. En un ensayo publicado por el sitio de mujeres jóvenes Refinery 29, Ausch escribió sobre conocer a Sarah en un grupo de apoyo para mujeres judías LGBTQ. Está cerca de terminar un título de asociado en justicia penal en el Borough of Manhattan Community College y espera transferirse a una universidad de cuatro años en el otoño. Su objetivo a largo plazo es asistir a la escuela de leyes y defender a los grupos minoritarios y vulnerables, incluidas la comunidad LGBTQ y las mujeres.

"Ser capaz de ser una voz para otras personas es importante para mí", dijo.

Aunque Ausch pasó por la experiencia ella misma, no quiere defender a otros que están dejando la ortodoxia.

 La película sugiere que un tribunal local favoreció a los judíos jasídicos en Brooklyn, donde los judíos ortodoxos haredi tienden a votar los intereses de su comunidad en las elecciones locales. Los funcionarios electos han sido acusados ​​de complacer al voto ortodoxo en cuestiones como denunciar abusos sexuales o una controvertida práctica de circuncisión llamada metzitzah b'peh.

Aunque Ausch habla por teléfono con sus hijos todos los días, ella dice que la comunidad unida no se los deja ver desde junio. Se negó a discutir los detalles del acuerdo de custodia actual entre ella y su ex marido. Tres de sus hijos viven con su ex marido y su nueva esposa, mientras que los cuatro restantes viven con parientes.

"Están tratando de mantenerme fuera de las vidas de los niños solo porque no soy religiosa", dijo. "Piensan que soy una mala influencia y todo eso".

Durante la entrevista del mes pasado, Ausch estaba tratando de programar un horario para ver a sus hijos más adelante en la semana. Más tarde le dijo a JTA que la visita no aconteció.

 La película narra las vidas de Ausch y otros dos antiguos judíos jasídicos, Luzer Twersky, de 32 años, y Ari Hershkowitz, de 20, mientras lidian con las consecuencias de abandonar a sus comunidades e intentar adaptarse a un estilo de vida secular. Twersky, quien dejó a su esposa e hijos cuando decidió dejar de ser religioso.  

Desde que dejó su comunidad jasídica, Twersky ha aparecido en varios roles, incluido en el exitoso programa "Transparent" y en una producción en yiddish de "God of Vengeance". En la película Hershkowitz, quien dice que fue abusado sexualmente cuando era niño, tiene problemas con adicción a las drogas y dejando atrás una vida de familiaridad.  

Ausch solo ha visto la película "Uno de nosotros" dos o tres veces, porque le trae malos recuerdos. Tras el lanzamiento de la película, fue invitada a hablar a la audiencia después de las proyecciones. Ella siempre esperó afuera  porque le resultaba muy difícil mirar y luego responder preguntas.

 

"Es difícil para mí ver cómo fue ese año y qué tan difícil fue y cómo realmente lo intenté y cómo seguí esperando que las cosas fueran muy diferentes, y las cosas me parecieron bastante buenas por un tiempo porque tuve la custodia de ellos por un año ", dijo Ausch.

 

Estar lejos de sus hijos y la experiencia de dejar el mundo ortodoxo todavía pesan mucho en Ausch todos los días.

 

 

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba