Menu

AMIA a 23 años, solo sombras

AMIA a 23 años, solo sombras

AMIA

Dir. Mauricio Zieleniec

Silencio, no tengo palabras. Silencio el dolor no tiene expresión.  Silencio, no existen palabras para lo acontecido. Silencio, no hay culpables, solo víctimas. Vuelvo a pedir silencio, no hubo todavía justicia.  En silencio están 84 víctimas, ya hace 23 años.

Solo recuerdo a Biálik que en una tragedia escribió:

Nos asesinaron:

 que nuestra sangre poco importa. 
¡Nuestro número es breve!, y la sangre vertida 
del lactante y del viejo te salpique la blusa, 
y la mancha de sangre no se borre en la vida". 

"Si existe la Justicia, que de inmediato surja una señal. 
Más si cuando no pueda mirar la luz del día, 
cuando muera, Justicia brillaría, 
yo digo: "Para siempre se hunda su sitial, 
y la maldad del mundo pudra al cielo y conmueva, 
y tú, tú, el asesino, en tus sombríos crímenes 
hártate, y en la sangre sacía la sed, ¡Abreva!". 

"Y quién grite "¡Venganza!", sea maldito 
que la venganza no la pudo inventar ni Satán, por más empeño. 
Y así hendirá la sangre el abismo infinito, 
así hendirá el abismo que negruras encierra, 
y comerá las sombras, y roerá 
los cimientos podridos de la tierra".

 

Rompimos el silencio, con el grito escrito por Biálik y donde vislumbrando una patria judía se preguntaba?

¿Acaso allí, en la tierra templada y hermosa, 
abundan también las penas y calamidades?"

   En una mañana de Julio, maldita sea la noticia radial. No la podía creer. Mientras volaban a mi alrededor las palabras, no entendía... O no quería entender. En Buenos Aires, cruzando el charco, nuestra comunidad recibió un atentado, será por ser judíos? Será en represalias políticas- terroristas. Será un mensaje para el presidente argentino. Otra vez a nosotros los judíos nos matan. Por ser judíos? Viviendo en Argentina y siendo argentinos. Hay muchos silencios  que nadie entiende y nadie sabe ¿Por qué?

Volaron todo el edificio de la AMIA, donde fallecieron 84 argentinos. Y aparece voladura y silencio, justicia y  corrupción, la pista Iraní denunciada en la Interpol y en el silencio posterior.                                               Mientras que Zapatero en España condenaba el terrorismo y advertía que universalizar culpando al islamismo de esto es generar una islamofobia. Amigo entonces. Que difícil es hablar, que difícil no acusar a una etnia o religión, que difícil cerrar el puño y contenerse.

Decían en años anteriores, en uno de los actos recordatorios: ¿Cómo callar sobre tan tremendo ataque a la vida individual y colectiva? Este tipo de hechos, devenidos históricamente como traumas culturales, suelen generar todo tipo de pensamientos y de reacciones. Sin embargo, algo debería de quedar en claro, y por encima de todo: su condena.



La voladura de la AMIA no fue solo un atentado contra la comunidad judía; es más, ni siquiera fue solo un atentado contra la población argentina: fue un atentado contra la humanidad mismaFue un atentado contra la vida, porque truncó la posibilidad de 84 historias personales.

Mientras que a Alberto Nisman a posterior, con pistas certeras como fiscal, lo asesinaron un día antes de denunciar sus investigaciones en el parlamento. Y otra vez...  nos silenciaron nuevamente.

No guardaremos silencio, ni por los desaparecidos en la dictadura, ni por los asesinados; somos todos AMIA; somos todos judíos, somos todos argentinos,somos todos Nisman,  pero sobre todo somos todos hijos del mismo Dios y la misma ética cuando Hilel dice:“No hagas a los demás lo que no quisieras que hagan contigo"

 

Mientras el dolor sigue y la justicia no llega, siento el peso de los siglos, en las expresiones de mi recordada abuela Charna: Shvertz tu zaind a id. Qué difícil es ser judío.

 Ese silencio abuela que guardo, es el silencio de los Macabeos, de Espartaco,  de Túpac Amaru, de Anilevich, e Jaika Groisman, de Tuvia Bielsk, de Jime combatiente de la guerra de liberación del 48, de Daniel Feldman, amigo asesinado por la dictadura en el plan Cóndor.

Un 18 de julio hace 23 años…abuela ya no vivías.

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba