Menu

EL PENSAMIENTO DE RASHI

EL PENSAMIENTO DE RASHI

 

 DE Tribuna Israelita

     Rabi Shlomo ben Itzjak (1040-1105), mejor conocido por sus iniciales como Rashi, es considerado el más ilustre y popular de los comentaristas de la Torá (Pentateuco) y Talmud (compendio de leyes). Su influencia fue decisiva en la continuidad de la cultura hebrea durante el siglo XI, época sumamente crítica en la historia del judaísmo debido a las disyuntivas que le planteaban las corrientes de pensamiento vigentes. Mientras que en Babilonia y otros países orientales las comunidades judías se encontraban en un continuo proceso creativo, en Europa se esforzaban por ajustarse a los nuevos patrones. En su afán por integrarse a la cultura occidental abandonaron el uso del arameo, idioma en el que se escribían las fuentes tradicionales. Existía el riesgo de que las enseñanzas de la Torá fuesen relegadas al pasado por no coincidir con las nuevas condiciones de vida occidental y que las discusiones y disertaciones legales del Talmud se perdieran ya que los judíos carecían de los conocimientos y de las habilidades para comprenderlas.
     A través de sus comentarios -que demuestran un amplio conocimiento de las fuentes judías y una visión pragmática- Rashi logró la notable proeza de interpretar con un estilo lúcido y vivaz la Torá y el Talmud en términos comprensibles para los judíos franco-alemanes del siglo XI además de introyectarse en el mundo halájico y compartirlo con sus contemporáneos. Su labor literaria logró vincular a estas comunidades con la larga cadena de la tradición hebraica.

HISTORIA
    
Rashi nació en Troyes, la capital de Champaña al norte de Francia, en el seno de una familia judía observante. En su ciudad natal que constituyó un centro comercial, gubernamental y religioso de importancia habitaban alrededor de 100 familias judías que se dedicaban a la agricultura y la vitivinicultura y mantenían estrechos vínculos con sus vecinos. Este ambiente posibilitó que Rashi recibiera influencia de la sociedad y civilización francesas.
     Contrajo matrimonio a muy temprana edad y viajó a Worms y Mainz en donde permaneció ocho años en importantes centros de enseñanza judía en Alemania. Su conocimiento de las fuentes religiosas en hebreo y arameo se vio enriquecido gracias a su acceso a documentos escritos en francés y alemán. A los 25 años regresó a Troyes en donde comenzó su carrera como maestro y escritor. Poco después organizó su propia escuela en la que cientos de estudiantes recibieron los beneficios de su vasta erudición y de su particular método interpretativo.
     Sus últimos años de vida se vieron afectados por las masacres cometidas contra familiares y amigos en la primera Cruzada (1095-96). Durante este período transfirió su Bet Hamidrash -casa de estudio- a Worms, en donde murió. Sus descendientes, herederos de esta cultura, fundaron las escuela de comentaristas conocida como Tosafista, cuyo nombre deriva de la raíz hebrea que significa “agregar”.

SUS COMENTARIOS
    
Rashi realizó comentarios sobre la Torá y el Talmud a través de un meticuloso análisis del lenguaje de los textos. Filologista y lingüista, derivó sus principios gramáticos de la literatura rabínica y de los trabajos en hebreo de escritores españoles. Utilizó un lenguaje conciso y directo y en ocasiones dio explicación a un problema con una sola palabra.
     La sabiduría secular y religiosa contenida en sus escritos influyó en la vida de un sinnúmero de judíos. De hecho, a partir de 1475 cuando es publicado su primer comentario, la mayoría de los textos bíblicos y talmúdicos editados incluyeron sus aportaciones, enriqueciendo la imaginación y nutriendo el espíritu de las generaciones posteriores.
     Para simplificar sus comentarios Rashi, explicó el significado literal de las palabras con términos sencillos y aclaró el contenido del versículo al que se refería. El uso del idioma vernáculo fue otra de sus características. Cuando dudaba si un término en hebreo o arameo sería comprendido lo traducía al francés o utilizaba dibujos e ilustraciones gráficas. Cuando no tenía la certeza del significado de un texto citaba a alguna autoridad rabínica.
     Gran parte de sus comentarios están basados en fuentes rabínicas. Por su importancia se le llegó a conocer como Parshandata que literalmente significa “intérprete de la ley o comentarista por excelencia”.

SU ENSEÑANZA
    
La búsqueda de sistemas adecuados para transmitir las prácticas y los ideales judíos ha sido una constante dentro de la educación hebrea. Rashi desarrolló un método singular para la enseñanza de la herencia judía. Consideraba que al interpretar la ley literalmente o al explicarla racionalmente ésta cobraba un carácter dogmático carente de espiritualidad. Por el otro lado, un método de interpretación libre conllevaba el riesgo de abusar de alegorías forzadas.
     Por todo esto decidió combinar la libre interpretación o derash con la exégesis literal o peshat. Con ésta última explicó el texto y su significado en términos de lógica, gramática, sentido común y experiencia. Este tratamiento lógico y racional ayudaba a clarificar muchas ideas y pasajes obscuros.
     El método de enseñanza que utilizó destacó por su sentido de equilibrio al estimular al estudiante a través de sus explicaciones y comentarios. De hecho previó las dificultades del educando y se anticipó a sus preguntas con una explicación breve y contundente. A pesar de su enfoque racionalista tuvo conciencia de la importancia de las emociones en la enseñanza. Como auténtico pedagogo creía en el poder de la poesía y el mito para elevar el espíritu y enriquecer la imaginación del educando. Así se explica el que un hombre con mentalidad clara y realista como Rashi pudiese utilizar la poesía fantástica y la imaginación.

SU LEGADO
    
Rashi, el rabino, el maestro, fue un guía para el pueblo hebreo. Para él, la Torá no representaba sólo un medio de educar o capacitar sino que era parte integral de la religión misma, un elemento esencial de la fe y la observancia. En sus escritos se percibe la sublime expresión del valor del estudio y la enseñanza así como un gran aprecio por la misión histórica del maestro en una época de lucha del pueblo hebreo por su sobrevivencia. La enseñanza no era una tarea que podía ser relegada a segundo término era una función divina y el maestro debía ser considerado una especie de padre espiritual.
     El impacto de Rashi en la educación debe ser visto a la luz de los más de 200 “super-comentarios” de sus comentarios de la Torá y el Talmud que se han elaborado, muchos de ellos escritos por grandes halajistas judíos como es el caso de Yosef Caro, autor del Shulján Aruj, importante código de leyes hebreas. Sus aportaciones han beneficiado a muchas generaciones de estudiantes y han fomentado nuevas áreas de estudio e investigación hasta nuestros días.

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba