Menu

Una opción dificil, pedir la paz

Una opción dificil, pedir la paz

Ayer, mientras miles de personas nos dirigíamos a participar en el emotivo evento de recordación y homenaje a las víctimas del conflicto, con el patrocinio de la "Organización de padres de víctimas" y del grupo de "Luchadores por la paz" (israelíes y palestinos), un grupo de extremistas nos acosó al llegar y al salir con insultos, escupitajos, empujones y maldiciones del tipo: "Nazis, Ojalá se mueran, Que los lleven a Aushwitz!".
El Ministro de Educación, Naftalí Benett, refiriéndose al evento tuiteó lo siguiente:
"Si la información es cierta (que se homenajeó e inmortalizó a los terroristas) espero que personas que homenajean a asesinos de bebés y que hacen estallar autobuses sean menos hiper-sensibles cuando se les escupe empuja o les tiran agua".
Más allá del hecho que de que no se homenajeó ni se inmortalizó a terroristas (como ya lo escribí yo estuve presente en el acto y soy testigo de esto), esto es simple y llanamente una incitación a la violencia hecha en la forma más cínica e irresponsable.
No olvidemos que aunque es deleznable incitar contra cualquier persona que en forma pacífica expresa sus ideas o sentimientos en este caso el pecado es doble porque justifica la violencia contra padres en duelo y familias de las víctimas y contra el ex-combatiente que organizó la ceremonia.
El Tweet fue posteriormente eliminado por el ministro, alegando que un estudiante de su staff lo publicó como algo privado equivocándose al hacerlo en el Tweet del ministro. Suponiendo que así fuera, ¿no sería lo correcto criticar ese tuiteo y expulsar a ese estudiante por el "error" cometido?
Para alguien como yo, cuyo abuelo sufrió las torturas del campo de concentración de Buchenwald, sería lo mínimo que cabría esperar de él. Pero no, de él no espero nada, ni siquiera disculparse porque alguien me gritó "Que te lleven a Aushwitz".

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba