Menu

Escriben los lectores: Natalio Daitch, El género.

Escriben los lectores: Natalio Daitch,  El género.

El tema del gènero en el mundo judìo. Breve reflexiòn.

Sobre el tòpico hay discusiones, pero varios estudios cientìficos hablan que en el planeta hay mas mujeres que hombres. Y el tema no es menor hablando en genral, y  de lo que acontece en el mundo judìo en particular.

Ciertas investigaciones proponen que los espermatozoides que llevan el famoso cromosoma "Y" que va a determinar el varòn si logra fecundar al òvulo femenino, tiene  menos resistencia en el  tiempo frente a los espermtozoides que portan el cromosoma sexual "X" y que al combinarse con el òvulo o gameta de la mujer va a conformar el patròn "XX" que va a detrerminar un bebè niña.

Esto que acabo de mencionar no es la ùnica explicaciòn circulante.Se habla de poblaciones donde la tasa de mortalidad en cierta edad es mayor entre varones, y tambièn el tema de las guerras o conflictos bèlicos que merman la poblaciòn masculina.

En el campo judìo,un cuadro de situaciòn.

 Aunque no hay cifras ciertas,  en los ambientes laicos al terrible y endèmico fenòmeno asimilatorio reinante, se agrega este disbalance, en general  contrario al lado femenino, dado que muchos varones judìos por un combo de razones se encuentran juntados o casados con mujeres no-judìas.Y si bien lo contrario tambièn se da y mucho, en lineas generales es el sector de las mujeres el que mas termina sufriendo, ya que se estrecha hasta lo imposible el "mercado" de posibles candidatos o aspirantes o pretendientes a los cuales pueden conocer o encontrar como futuros maridos o esposos.

Por otro lado, en el campo ortodoxo, si bien hay una poblaciòn en crecimiento, casi un 100% de casamientos entre judìos, tambièn exìsten aristas y dificultades no despreciables.Lo primero, muchas mujeres mayores de 25 años ya son consideradas viejas, si aùn no se han casado, es decir y aunque suene desagradable son tomadas como "dìficiles de colocar" en un paradòjico(pese a la existencia de varones en cantidad potable pero no excedente) pero estrecho mercado de formaciòn de parejas, o que sean elegidas por otros muchachos que tienen mayores posibilidad de acceder a mujeres aùn mas jovenes.

Por otro lado, la moral judìa las limita aùn mas en muchos casos de poder ellas salir a buscar su bashert(predestinado o alma gemela o complementaria) sea en el mundo laboral o social.

Tambièn exìsten no pocos casos de divorcio, que si bien hieren a ambos bandos, por lo general es la mujer la que lleva la peor parte, suponiendo que se acepta aùn hoy el rol masculino como el activo, o el que motoriza o busca al femenino.Una especie de "cazador"  que sale al campo con registro o autorizaciòn para emprender una busqueda abierta y explìcita, posibilidad que por lo general a la mujer le es denegado o mal visto, o tomada como una señorita de conducta "ligera".

 Reflexiòn final.

Para resumir, cierta ventaja nùmerica de mujeres sobre varones, cruza por igual el campo laico y el ortodoxo.Y si bien en el primero, la situaciòn resulta en catàstrofe, en el campo ortodoxo, el problema de muchas mujeres solteras y solas ha llamdo la atenciòn de varios rabinos, tanto en Israel como en la diàspora, en particular en Eretz Israel donde se han escuchado voces de permitir tener una segunda esposa, contrario a la ley civil del Estado Judìo que prohibe la poligamia.Esto ha sucitado controversia, ya que exìste un decreto de Rabeinu Gershom del siglo X donde prohibe la poligamia.Este decreto fuè aceptado en su momento por el mundo ashquenazi o de los judìos europeos y a posteriori por los judìos sefaradìes.

La cuestiòn no es fàcil, ya que si bien impresiona como una medida de protecciòn, para que muchas mujeres puedan acceder a una vida conyugal aunque compartida, otros afirman que esta medida tiene un objetivo demogràfico tendiente a facilitar un mayor nacimiento de niños judìos en Israel que supere a la tasa de natalidad de los àrabes -palestinos.Por otro lado, muchas mujeres ortodoxas con las que pude conversar, me han señalado que hay ciertos vientos de cambio en el mundo femenino ortodoxo, que intenta conquistar ciertos dominios y adquirir mas autonomia a la hora de decidir con quièn van a compartir su vida o llegar  a la Jupà o Palo nupcial.Ademàs no todos los jovenes se encuentarn preparados debidamente para la vida marital, y muchas mujeres ortodoxas han empezado a incursionar en trabajos o profesiones que trascienden las cuatro paredes del hogar o el de llegar a ser una morà o maestra o docente en la red escolar judìa.Estos planteos no son incompatibles, ya que las conquistas laborales y econòmicas no solucionan  ni solucionaràn el problema de la pareja o marital y la conformaciòn de un grupo familiar y la necesidad de procrear ya que se requiere de otras medidas accesorias o complementarias para mejorar la situaciòn.

Y para finalizar, la cuestiòn tambièn comprende aristas piscològicas y legales y hasta emocionales no fàciles de zanjar.De todas formas, el crecimiento imparable de la poblaciòn Jareidi u observante y de la gran cantidad de retornantes(teshuva) a las fuentes judìas, hacen prever que en algun momento las propias mujeres ortodoxas que han quedado marginadas del casamiento, creceran en nùmero y haràn oir su voz.Su angustia, de querer continuar con el camino de la Torà pero a la vez vivir su ser mujer en plenitud y no ser o sentirse excluidas del àrbol de la vida.Serà allì, que los Rabinos y Sabios de la Torà deberàn reunirse ya que no podràn gambetear o esquivar el bulto.Y alguna medida habrà que tomar, y obvio que implicarà un cambio de timòn o una bisagra y un punto de inflexiòn en la larga y milenaria historia del pueblo judìo.El que esto escribe tiene el palpito que esto no tardarà mucho en llegar.

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba