Menu

Marcos Israel ex presidente del CCIU nos responde...

Marcos Israel ex presidente del CCIU nos responde...

 

En un extenso artículo el Cr. Marcos Israel nos habla del conflicto palestino –israelí, sin embargo nos dejó interrogantes en su escrito, puesto no vimos la solución del mismo o un perfil futuro, ante ello le preguntamos y nos responde.

Los conceptos de respuesta son solo de su autor.



Hola Marcos Israel, leí tu artículo en la pág del CCIU, me pareció correcto , pero insuficiente.

Me gustaría preguntarte, para publicarlo, en Identidad.

 ¿Qué solución o posible perfil deberá tener o encararse a futuro? ¿Hay una  población de más de 4.000.000 de palestinos que tienen ahora una identidad propia?  Obvio antes no la tenían y no pudieron formar el Estado Palestino (a partir del 67 se fue gestando…). Pero ahora como podemos vivir democráticamente con ellos-que existen- y algunos como en Gaza, ni nos aceptan? Aunque todo naturalmente es relativo…

 Pregunta no fácil, te agradezco algún comentario

 Saludos

Mauricio Zieleneic

Identidad

Marcos Israel, ex presidente del CCIU nos responsde:

Respecto a lo que preguntas, creo que está claro que la solución de dos Estados nunca fue querida por los árabes, por lo tanto las declaraciones y negociaciones han sido estériles y en definitiva no han servido más que para empeorar las cosas.

Los palestinos tienen claro que son parte de la Nación árabe. Es la Liga Árabe la que los ha apartado y singularizado para usarlos como arma, como carne de cañón en su lucha contra Israel. Este hecho me parece de importancia medular. La solución no está –nunca estuvo-, en manos de Israel; la solución sólo puede venir del lado árabe. No hay nada, absolutamente nada, que pueda hacer Israel para conseguir una solución pacífica, salvo desaparecer: auto eliminarse o dejarse destruir.

Para terminar con esto, lo primero que se necesita es terminar con la mentira histórica –monumental-, que han fabricado los árabes, para convencer al mundo, a sí mismos y hasta a no pocos judíos, de la ilegitimidad de Israel y la legitimidad de un Estado árabe –otro-, en Palestina. Lo segundo es denunciar y sofocar la incitación al odio que está en la base de la guerra continua contra Israel y los judíos. No hay paz posible en un mar de odio.

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba