Menu

Pesaj. Entre Dios y lo secular

Pesaj. Entre Dios y lo secular

Entre Dios y lo secular

Mauricio Zieleniec (Mensuario Identidad)

En filosofía Foucault se pregunta si debemos pensar?

Se pregunta a la vez, sobre la verdad, es, existe o depende de la interpretación subjetiva?

Y dice: si la verdad no es del orden de la lo real lo racional, no es verdad. Con Freud  se aclara mucho esta afirmación, con el descubrimiento de lo inconsciente.

 La verdad no tiene reino propio dice Foucault, ella necesita del sujeto. A su vez formula que el poder de la verdad “no está en la verdad misma”; puede encontrarse “desarrollada”1) en un Dios científico 2) sometida a lo económico y político 3) Como objeto de difusión y consumo (intereses de poder)          4) con el control de aparatos dominantes 5) la verdad es la cultura y núcleo de las aparatos dominantes, como lo político, la TV, sectores oligopólicos, etc.

Harari paralelamente señala que el Sapiens se ha constituido a base de su creatividad imaginaria, fuera de lo inmediato del momento, que era lo máximo posible dentro de mamíferos incluso los otros Homos. Los sapiens pudieron realizar un cambio  o mutación, que les permitió  generar historias, ficción, leyendas, dioses, etc. Esta estructura le dio las bases de pasar del agrupamiento animal u Homo con el macho Alfa,  al agrupamiento sapiens que parte de la identidad de mitos o leyendas compartidas en común, lo que le permitió una fortaleza de poder mayor al agruparse en cientos o miles en lugar de algunas decenas en el estadio del macho alfa.

Mientras la realidad según Harari marca que la leyenda o mitos nos constituyen, la existencia de algo superior tiene a mi criterio una calificación  no tan categórica. No cambia mucho, mientras el mito nos constituye, mayormente, hay muchas similitudes, dentro de las diferencias. La necesidad de los agrupamientos humanos muy primitivos, en la revolución agrícola, generó la necesidad de leyes de convivencia. Las mismas se desarrollan con una legislación de mitos o creencias religiosas. De forma que siendo su origen cuestionado, sin duda pasó a ser una necesidad de convivencia entre esas nuevas sociedades agrícolas.
Les cuento  que hicimos hace décadas atrás un Pesaj Secular en la NCI y al día siguiente me decía el Rabino conservador  Kcripper. Al día siguiente le pregunte por su amplitud, de permitirnos desde la no creencia realizar una ceremonia secular de Pesaj. A lo cual me respondió:
Los valores que Uds. resaltan, son los mismos que los míos, el resto tiene poca importancia. Desde un ángulo secular, afirmamos la creencia mítica o religiosa. Aprendí muchísimo con esa amplitud y hoy los recuerdo para todos.
Finkenstein afirma que nunca fuimos esclavos en Egipto. (Científico israelí muy serio) y le lleve la carta de un lector a Leopoldo Muller en vida para ponerla en nuestra prensa Mensuario Identidad; ya que en nuestro pluralismo, debíamos exhibirla, pero rompía una de las celebraciones más importantes  nuestras y de la Humanidad. Con una sonrisa Leopoldo me respondía: aunque tenga razón Finkenstein, acaso vamos a dejar de festejar Pesaj? Alguien dejará de guardar la identidad judía?
Estamos frente a un mito y el mito es más fuerte que la razón.
Creyente o ateo las diferencias se empequeñecen.....

Felices fiestas y a gut Pesaj

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


Más en esta categoría: « NAVIDAD EN FEBRERO El drama de Gaza »
volver arriba