Menu

Bernie Sanders dirige sus baterías contra estas empresas buscando nuevos equilibrios

Bernie Sanders dirige sus baterías contra estas empresas buscando nuevos equilibrios

Candidatos no tradicionales

 

                                                                                              Cr. Isaac Markus

 

 

            En un país en el que la tolerancia frente al accionar de las empresas multinacionales suele ser visto como algo natural e inherente a la libertad de mercado, Bernie Sanders dirige sus baterías contra estas empresas buscando nuevos equilibrios que tiendan a privilegiar los intereses de las clases bajas y medias. El autoproclamado “socialismo” de Sanders dista mucho de los conceptos radicales con que dicho término ha sido nutrido en otras latitudes y se percibe más bien como un intento de aproximarse al estado de bienestar de los países escandinavos.

 

            El crecimiento en el apoyo juvenil de un candidato ya veterano cuyo aspecto no  destila ningún sex appeal particular, parece relacionarse con propuestas tales como la suba de los salarios mínimos, el acceso gratuito a la educación superior, la universalización del acceso a la salud y, fundamentalmente, con una carta que pretendería probar su independencia respecto a los sectores más poderosos: la financiación de su campaña con la suma de los pequeños aportes de millones de ciudadanos comunes. Sanders aspira a financiar sus reformas sociales quitándole al  sector financiero parte de los recursos mal habidos generados en oportunidad de la reciente crisis, y amenazándolos incluso con someterlos a la justicia penal.

 

            En el otro extremo del espectro político, Trump, otro candidato no tradicional, también logra atraer la adhesión de esos sectores sociales valiéndose de propuestas que intentan defender el trabajo americano, como la disminución de la inmigración ilegal y un posicionamiento más competitivo a nivel internacional. Con el fin de promover un crecimiento del liderazgo que considera alicaído de los Estados Unidos, propone una acción más vigorosa de las empresas y del gobierno en defensa de los intereses económicos nacionales. Su discurso, alejado de lo políticamente correcto, parece ser premeditado y hasta ahora le ha dado buenos resultados en las encuestas.

 

            El gigante del norte cuya economía lidera el mundo, y que probablemente continuará haciéndolo bajo el influjo de su poderosa infraestructura de desarrollo tecnológico, no ha logrado sin embargo dar satisfacción a una población mayoritaria cuyos salarios no crecen de acuerdo a sus expectativas, mientras observan incrementarse en forma geométrica las diferencias en la distribución del ingreso. Esta insatisfacción sería la causante principal del apoyo cada vez mayor a los candidatos no tradicionales, en desmedro de los candidatos que consideran asociados al establishment de los poderosos, y en quienes ya no confían que puedan dar respuesta a sus reclamaciones.

 

 

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba