Militares drusos israelíes protestan contra la ley del “Estado-Nación”

Unos cien reservistas drusos del Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal) denunciaron que el país no los trate como iguales tras la aprobación de la ley “Estado-Nación” que blinda la identidad judía del país.

Tras la aprobación de la controvertida ley que declara que los judíos (que conforman aproximadamente el 75 por ciento de la población) son el único colectivo que tiene derecho a la autodeterminación en el país y deja el hebreo como única lengua oficial, unos cien reservistas drusos se unieron en un foro especial para protestar contra ella.

Los militares drusos, con fuerte presencia en el Ejército de Defensa de Israel desde la creación del Estado en 1948, expresaron sentirse excluidos de la sociedad a la que sirven, según informó la radio nacional Kan.

Niños scout drusos israelíes marchan a la tumba de Jetró Foto: Centro de Guía Druso Wikimedia CC BY 2.5

La minoría drusa en Israel es reconocida oficialmente como una entidad religiosa independiente, con sus propios tribunales y liderazgo espiritual.

El general de Brigada en la reserva Imad Fares declaró al diario Yediot Aharonot sentirse triste “porque siempre creímos que algún día seríamos iguales, pero ahora que se ha convertido en ley (ese pensamiento) está más lejos que nunca”.

Y añadió no entender la necesidad de esa ley: “¿Es que alguien cuestiona el hecho de que el país es judío? Esta ley solo crea ciudadanos de segunda clase”, lamentó, recogió el mismo periódico.

La primera objeción contra de la ley, que tiene rango constitucional, a la Corte Suprema de Justicia fue elevada por los líderes de las comunidades drusas, apoyada por tres parlamentarios, incluyendo a dos miembros de la coalición de Gobierno.

La iniciativa fue de los parlamentarios Hamad Amar, del partido nacionalista Israel Beitenu (Israel Nuestro Hogar), Akram Hason, del centrista Kulanu (Todos Nosotros), y Saleh Saad, del partido de centro-izquierda la Campo Sionista.

El ministro de Educación y líder del partido religioso nacionalista Ha Bait HaYehudí (Hogar Judío), Naftalí Bennett, y firme partidario de la ley, admitió el “daño” que ésta le ha causado a la comunidad drusa y dijo que habrá que repararlo porque esta “no era la intención del Gobierno de Israel”, informó la televisión nacional Kan. EFE y Aurora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.