Semblanzas psicoanalíticas: Groddeck. Por Pablo Cúneo.

Georg Groddeck (1866 – 1934) conocido como el padre de la psicosomática. Fue discípulo de Freud, la mayoría de los psicoanalistas no lo veían con buenos ojos por sus posturas radicales, entre ellas se encuentra el planteo de que toda enfermedad, incluso las orgánicas, están determinadas por el Ello y que cada órgano del cuerpo tiene un correlato psíquico. Para Groddeck la enfermedad no era “una disfunción mecánica ni química de los órganos, sino una creación, un símbolo”. Escribió: “Así como el Ello afecta los sentidos, también afecta los procesos digestivos, la distribución de la sangre, la actividad del corazón, en dfinitiva, la vida orgánica total de la personalidad está constantemente en proceso de cambio”.

Freud tomó el término Ello, justamente de Groddeck, quien escribió “El libro del Ello” (está traducido al español en la editorial Taurus) donde desarrolla en forma de cartas su concepción de las enfermedades en relación con el inconsciente. Freud le escribió a Groddeck que tomaba el nombre (parece que Groddeck lo tomó de Nietzsche) diciéndole que su ello (el de Freud) era más civilizado y burgués que el suyo. Y aunque Freud llegó a escribirle “no comparto su panpsiquismo, que equivale casi al misticismo”, ocasionalmente expresó una opinión favorable, aunque no publicamente, como por ejemplo cuando le escribió a Oskar Pfister: “Groddeck tiene indudablemente las cuartas quintas partes de razón al relacionar el sufrimiento orgánico con el Ello y quizás inclusive en la otra quinta parte esté en lo justo.”
En uno de los avances finales del cáncer de Freud, Groddeck le ofreció tratarlo al tener la convicción de que podía revertir la enfermedad, a lo que Freud no accedió.
Tenía un rechazo por la circuncisión judía, pero no por una problematización supuesta en referencia a lo masculino, como muchas veces se la ha visto, sino justamente por lo contrario, por la extracción del prepucio, que como continente del pene, sería la parte femenina del niño. Abogaba por la bisexualidad, de ahí su rechazo a la tradición judía que suponía, a través de la circuncisión, la represión de lo femenino y la instauración del niño en la masculinidad. Seguramente su posición al respecto estuvo determinada por el lugar de prioridad que le daba a la madre en relación al padre desde su perspectiva psicológica.
Tuvo influencia en psicoanalistas como Sandor Ferenczi y Frieda Fromm-Reichmann, y trató a varios de ellos que lo fueron a consultar por afecciones orgánicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.