Panorama de las ideas científicas de Sabina Spielrein y el cuasi-silencio del Otro. Por Guillermo Delahanty.

Panorama de las ideas científicas de Sabina Spielrein y el cuasi-silencio del Otro       

Dr. Guillermo Delahanty[1]

 

“he sido creada para algo grande y noble y

no estoy hecha para la trivialidad”.

Sabina Spielrein

1. Introducción.

El propósito del presente ensayo es mostrar la originalidad y genialidad de una mujer comprometida con la clínica y con la exploración de fenómenos psíquicos. Se analiza la relación de sus ideas derivadas hacia Bleuler, Jung, Freud, Piaget, Luria y Vigotsky. Nos interesa exponer las contribuciones de Sabina en el campo teórico-clínico. No es un acercamiento epistemológico, es una aproximación desde la historia de las ideas de Isaiah Berlin, se exponen los conceptos como señala Sara Sefchovich (1997).

Los datos son enmarcados en el sentido de la constelación del grupo, tomando el método sociológico de Edith Kurzweil (1998) sobre su análisis de los diversos grupos psicoanalíticos hacia su transformación en institución. Con todo, según la autora, hay un determinante grupal: los participantes son moldeados por la experiencia y el conocimiento. En este sentido sobre Sabina, enmarcamos su transitar institucional en Suiza, Alemania, Rusia. Subrayamos otro tema significativo: “El movimiento del psicoanálisis es difícil de reconstruir sin mostrar su base en y la cualidad, de un vínculo fraternal judío” (Klein, 1985). Existe una constelación del mundo judío en los inicios de la historia del movimiento psicoanalítico. El predominio del grupo judío se encontraba en Viena y Berlín, en cambio el protestantismo en los grupos de Zúrich y Ginebra. Un asunto importante es lo relativo al género: una mujer entre varones. En términos de género, sabemos que Sabina compartió la atmósfera de Viena, cuyo número de mujeres era muy importante en una sociedad científica. En cambio, en Zúrich, Ginebra y Moscú fueron un mundo dominado por el género masculino (Aldridge, 2014). Sobre Sabina se interpretan breves vivencias, pinceladas, por lo tanto, no es una investigación de psicohistoria. Sobre este tema véase Delahanty (1990).[i]

Nuestro método de análisis histórico se fundamenta en Walter Benjamin y Hannah Arendt que consiste en: “romper la cadena de continuidad narrativa, romper la cronología como la estructura natural narrativa, un énfasis en lo fragmentario, callejones sin salida, fallas y rupturas.” (Benhabib, 2000, p. 88).

2. Esbozo biográfico.

Sabina Nikolajevna Spielrein nació el 25 octubre de 1885. Se crío en el seno de una familia judía en Rostov sobre el don, Rusia. Su experiencia infantil estuvo marcada por el maltrato sádico del padre. Su intenso malestar provocó una quiebra a los 19 años de edad. Entonces Sabina es internada en el Sanatorio Burghölzli en Zúrich, Suiza, del 17 de agosto de 1904 al 1 de junio de 1905. La paciente fue asignada al cuidado del psiquiatra residente-jefe Jung quien la diagnosticó como histeria psicótica. Escribió: “Una señorita joven no aguanta que se sacuda su tapado. Esta reacción peculiar se puede atribuir a su disposición masoquista. Su padre la había castigado con frecuencia en las nalgas, provocando así su excitación sexual.” (Jung, 1907 p. 42).

En la institución psiquiátrica, según Loewenberg (1995), se procedía bajo la égida de una atmósfera democrática, era un pensar colectivo en el cual los hechos científicos se fundamentaban en la tradición psiquiátrica de su tiempo; el grupo se comunica por medio de un lenguaje relacionado a su aprendizaje e iniciación. El sanatorio es dirigido por Eugene Bleuler (1857-1939), pionero en incorporar los descubrimientos freudianos al campo de la psiquiatría. Freud, le preguntó a Abraham en una carta del 15 enero de 1914: ¿cuándo se inició el interés por el psicoanálisis en la clínica Burghölzli? Su respuesta: alrededor de 1903 ó 1904. Abraham también le recuerda sobre el trabajo de Jung con la técnica psicoanalítica a una histeria en 1904. (obvia referencia a Sabina).

Freud visitó el sanatorio del 17 al 21 de septiembre de 1908; se hospedó en casa de Jung, y éste le mostró el caso de otra paciente. En esos entonces, Sabina se encontraba de vacaciones en Rusia. Por supuesto, Freud ya conocía sobre el caso clínico de Sabina a través de la carta de Jung del 23 de 0ctubre de 1906. La primera carta de Sabina a Freud fue el 30 de mayo de 1909 presentándose como asistente de la clínica de Zürich. Jung lo entera del affair, más tarde, el 4 de junio de 1909. En otra carta del 10 o 13 de julio de 1909, Jung escribió: “La Srita. Spielrein es una rusa, ello explica su torpeza al escribir en alemán.” Una crítica mordaz, revelando su prejuicio. Considero que ella comprendía el alemán porque los padres hablaban en yiddish (Richebächer, 2005).

3. Bleuler y la noción de esquizofrenia.

Sabina estudió medicina del 28 de abril de 1905 a mayo de 1911. Para ingresar a la universidad, el director del sanatorio había proporcionado un certificado sobre su estado de salud mental, señalando que no padeció una quiebra psicótica, solamente recibió un tratamiento sobre su nerviosismo con síntomas histéricos (Loewenberg,1995). Ella se recibió el 2 de septiembre de 1911 con una tesis sobre la esquizofrenia, dirigida por Bleuler.

¿Qué papel jugó Sabina en el origen de la noción de esquizofrenia? Garrabé (1996) considera que se anticipó a Bleuler sobre la génesis del concepto de esquizofrenia. Revela que su tutor no citó la tesis de medicina de ella, finalizada en 1911. Sin embargo, Haynal y Falzeder (2010) consignan que la noción de esquizofrenia apareció más temprano en el artículo de Bleuler de 1908.

Bleuler (1911) acuñó el término esquizofrenia de la noción de dementia praecox.[ii]Es un desdoblamiento de las funciones psíquicas, perteneciente al grupo de las psicosis, “se caracteriza por un tipo específico de alteración del pensamiento, los sentimientos, y la relación con el mundo exterior.” (p. 15).

Spielrein (1912a) argumenta sobre el devenir de los complejos en el pensamiento de un caso de esquizofrenia. Descubrió en una paciente lo siguiente: cuando falla la conexión con la realidad no surge la sexualidad, sino que se manifiesta un mundo de fantasías arcaicas. Las fantasías se expresan por medio del lenguaje. La paciente dice “madre” por tierra y por agua. “Me parece -escribe- que el símbolo debe su origen a la tendencia del complejo a disolverse en el todo general del pensamiento. De esta suerte se elimina del complejo lo personal. Esta tendencia a la disolución (transformación) de cada uno de los complejos, es el resorte de la poesía, de la pintura, de toda clase de arte.” (citada por Jung, 1911, p. 153). La crítica de Jung (1990) apunta a la tendencia a subrayar la actividad simbólica como muy importante; su proceder es de modo analítico-reduccionista, remontando el complicado sistema de los delirios a sus componentes más simples y más generales.

No obstante, no haberla citado en su libro, Bleuler le sugirió a su discípula que publicase su trabajo en la revista editada por él y Freud. Ella consigna en su Diariodel 8 de septiembre de 1910: “¿Y será publicado efectivamente? ¿Y por qué me importa tanto la publicación? ¡Bah, naturalmente se trata de una pequeña satisfacción!… Muchas veces pienso que el mundo científico, al leer mi trabajo, me considerará una presuntuosa, que quiere mostrar al mundo entero sus necedades. No, hablando seriamente, mi trabajo contiene algo interesante y estimulante, y por ello, aunque no es un trabajo extraordinario, está bien que se lo lea.” (Carotenuto, 1980, p. 224). Cuando Jung revisó el trabajo de Sabina, ella escribió en su diario el 14 de septiembre: “está furioso porque cree que yo omito intencionalmente su nombre y no cito sus escritos y finalmente porque dice que lo tomo un poco en broma.” (Carotenuto, 1980, p. 227). En cambio Freud (1948a) si la cita, conectando la relación simbólica del sol como sublimación del padre, en el delirio del caso Schreber.

4. Jung y el ánima.

Sabina además del rol de paciente psiquiátrica y psicoanalítica de Carl Gustav Jung (1875-1961), fue su ayudante en el Experimento de asociación para descubrir complejos. [iii] Sabina expresó en una carta a Freud del 13 junio de 1909: “Me hizo colaborar en su primer trabajo: ‘Comportamiento del tiempo de reacción en el experimento de asociación’. Discutíamos con frecuencia, y él me dijo: ‘¡Fíjese cómo lo que usted dice hace progresar la ciencia! Usted hace avanzar mucho la ciencia ¡Tendría que ser psiquiatra!’.” (Carotenuto, p. 203). También ella, por lo menos en dos ocasiones, fue participante como sujeto en la investigación de Jung quien le administró el experimento (Richebächer, 2005). Es interesante reconocer cómo Jung (1919) no la citó en su investigación. Lo notable fue el descubrimiento de Sabina sobre Jung, en su papel del participante # 3 de la investigación: “Usted puede ver sus asociaciones en el trabajo del doctor Binswanger (reconocí inmediatamente como suyas las asociaciones y, naturalmente, él no las ha negado de ninguna manera.” (Sabina a Freud, 13 de junio de 1909).[iv]

Según Carotenuto (1980) ella contribuyó al descubrimiento de la noción de [Anima] ánima en Jung. “el ánima es una personificación de todas las tendencias psicológicas femeninas en la psique de un hombre.” (von Franz, 1964, p. 177). Sobre este tema señala Bettelheim (1984) “Al no contar con las cartas [completas de Sabina y Jung] resulta imposible afirmar, por ejemplo, hasta qué punto y en qué sentido las ideas y las formulaciones teóricas que consideramos la base del sistema de Jung se deben, en su totalidad o en gran parte, a Spielrein.” (p. 12). Sin embargo, es importante subrayar el reconocimiento de Jung (1915) sobre la obra de Spielrein, citándola profusamente en su libro Transformación y símbolos de la libido.

Después de su separación física de Jung, Sabina viaja a Múnich de mayo a agosto de 1911 donde estudia historia del arte y composición musical. La última carta a Jung fue el 27-28 de agosto de 1918, firmando como S. Spielrein-Scheftel (Carotenuto, 1980).

5. Freud y la pulsión agresiva.

Spielrein participó en la Asociación Vienesa de Psicoanálisis desde octubre de 1911 a abril de 1912. Freud escribió varias cartas a Jung contándole, en la carta del 12 de octubre de 1911: “La Dra. Spielrein, la cual llegó inesperadamente a mi casa. Encontró que yo no tenía un aspecto tan malvado como ella imaginaba.” Ella expone conferencias y participa en debates, en la carta del 12 de noviembre: “La Spielrein fue la primera que hizo uso de la palabra en la última sesión y habló de un modo muy inteligente y ordenado.” Más adelante, escribe el 17 diciembre: “la pequeña Spielrein posee realmente una mente muy fina y puedo afirmar que muy prometedora.”

Sigmund Freud (1856-1939) la acogió como su alumna predilecta. Nunberg y Federn (1974) informan que Spielrein dictó su conferencia “Transformación” el 29 de noviembre de 1911.[v] Sabina escribió en su Diario, el 7 de enero de 1912: “mi primer trabajo tuvo mucho éxito y precisamente gracias a mi disertación he sido admitida como miembro de la Asociación Psicoanalítica. El profesor Freud, que ahora amo tiernamente, está entusiasmado conmigo, habla a todos de mi ‘estupendo trabajo’ y también personalmente me trata con mucha gentileza.” (Carotenuto, 1984, p. 254).

Como antecedente de la pulsión de muerte descrita por Freud en 1920, Spielrein (1912) expresa su argumento sobre el simbolismo de la destrucción de que la agresividad está relacionada con la pulsión sexual: “Esta fuerza demoniaca -escribe- que por su esencia es destrucción (el mal) y al mismo tiempo es fuerza creadora, en la medida en que a partir del aniquilamiento (de dos individuos) surge uno nuevo. Ésta es precisamente la pulsión sexual, que esencialmente es una pulsión de destrucción, de aniquilamiento para el individuo, y por eso, según creo, esta pulsión debe vencer una resistencia tan grande en todo ser humano.” (citado en Richebächer, 2005, p. 196). Freud, aunque inicialmente no concuerda con su tesis, le informa que de cualquier modo se someterá a la crítica y le pide que no se enoje. Es un dato que revela la sensibilidad de ella, de cómo recibe el rechazo. Dolor. El creador del psicoanálisis no aceptó su argumento inicial: “su pulsión de destrucción no me es muy simpática, ya que lo considero como personalmente determinado, me parece que tiene más ambivalencia de lo normal (Freud a Jung el 21 de marzo de 1912). Posteriormente en otra carta a Jung, del 30 de noviembre de 1911, subraya: “La Spielrein desea supeditar el material psicológico, a puntos de vista, biológica; tal dependencia es tan rechazable como la filosófica, fisiológica o anatómica-cerebral. El psicoanálisis fará da se (lo hará por sí mismo).” Ulteriormente en 1920 reconocerá su aportación: “en un trabajo muy rico en ideas, aunque para mí no del todo transparente, emprende Sabina Spielrein una parte de esta investigación y califica de ‘destructores’ a los componentes sádicos de la pulsión sexual.” (Freud, 1948b, p. 1133).[vi]

Después de participar en la sesión del 27 marzo 1912. Freud escribió a Jung el 21 abril 1912: “La Spielrein… se ha despedido hace unos días y al mismo tiempo ha tratado conmigo de algunas cosas íntimas.”

Sabina Spielrein se traslada a vivir a Berlín de 1912 a 1914. Un pasaje muy productivo, publicando varios trabajos en revistas psicoanalíticas. En la institución berlinesa solo aceptan mujeres médicas. Aunque pudiendo ser miembro, no pertenece a la Asociación local porque su adscripción es vienesa. Era evidente su conflicto con Abraham, ella no le simpatizaba porque éste la ligaba con Jung. En las cartas de intercambio del 2 y 4 de noviembre de 1913, entre Freud y Abraham, se está gestando la ruptura definitiva con el grupo zuriqués. Freud la cita expresamente, en cambio, me parece que Abraham se refiere de manera velada a ella cuando menciona de dos colegas recientemente establecidos, sin mencionarla directamente: solo menciona a uno de ellos, influido por Jung. Abraham a Freud: “Yo había cifrado muchas esperanzas en estos dos miembros, que son ambos muy entusiastas, y a los cuales con el tiempo puedo ganar”. Ella escribió el 15 de abril de 1914: “todos saben que me declaro perteneciente a la asociación de Freud.” (Carotenuto, 1984, p. 214).

6. Intermezzo.

Cuando comienza la guerra europea, Sabina, siendo rusa, se traslada a Zúrich con la intención de trabajar en el Burghölzli, sin conseguirlo. Entonces, se asienta en Lausana, Suiza, donde trabaja brevemente como médica en un asilo y como cirujana por una temporada corta. De hecho, no logra laborar más tiempo por las condiciones legales suizas: “en el marco intelectual existente en Suiza no se prevén las mujeres profesionales.” (Richebächer, 2005, p. 217). Vive con el apoyo económico de sus padres. En este período se casa y procrea una hija. Permanece cinco años. Por fin, en septiembre de 1920 consigue un puesto de profesora en Ginebra. Aquí permanecerá desde septiembre de 1920 a mayo de 1923.

7. Piaget y el pensamiento infantil.

Spielrein se incorpora al Instituto situado en el Palais Wilson[vii] y se integra al grupo psicoanalítico. Claparède funda el Instituto J.J. Rousseau en 1912. Su propósito era “Examinar todos los estudios de psicología experimental que han contribuido a informarnos sobre los mecanismos mentales implicados en el trabajo escolar.” (Claparède, 1915/1965, p. 31).[viii] Sobre la estructura y función del grupo psicoanalítico de Ginebra presidido por Claparède con Flournoy, Bovet, Raymond De Sausure, Piaget, y otros, véase Delahanty ( 2000).[ix] Con todo, Spielrein (1922a) reseña las actividades del grupo ginebrino.

Spielrein investiga con niños, analiza adultos y escribe varios trabajos. Por ejemplo, un caso de un análisis rápido de un niño con fobia (Spielrein, 1921), otro, diserta sobre el sueño en el cual el yo y el mundo se encuentran fusionados, lo trabaja a su modo. “Entiendo la declaración de Spielrein… de que la investigación psicoanalítica nos ha enseñado que la noción de tiempo en el niño no es un a priori.” (Fenichel; 1953).[x]

Su analizado Jean Piaget (1896-1980) reconoce la idea de simbolismo de su analista. En la nota al píe de página, Piaget escribe: “Esta es una tesis, frecuentemente esbozada y que sostenemos en común con la señora S. Spielrein. La señora Spielrein publicará próximamente una teoría muy sugestiva del simbolismo, según la cual los símbolos orgánicos consisten en impresiones cenestésicas objetivadas justamente por no estar acompañadas por el sentimiento del yo. Esperamos retomar juntos estas hipótesis.” (Piaget, 1923a, p. 135). En relación al tema del lenguaje, ambos difieren: para Spielrein es autístico y social, en cambio para Piaget, es egocéntrico y socializado (Spielrein, 1923a). La diferencia marcada entre los dos, son sus intereses tan diversos, para Piaget la epistemología, y para ella, “lo afectivo, la subjetividad, la disponibilidad femenina y la sensibilidad poética.” (Vidal, 1995, p. 110). Sostiene Etkind (1994) que ella no estuvo muy contenta con sus colegas suizos. En realidad, se quejó de sentirse hostigada en Ginebra. Marginada. No recibe suficiente dinero como psicoanalista. En su consulta atiende pocos pacientes, “le aporta ingresos modestos, por lo que no puede vivir de ella.” (Richebächer, 2005, p. 241). Padece dificultades económicas y la evitan. No obstante, la reconocen científicamente.

8. Luria y la afasia.

 Alexander Romanovich Luria (1902-1977) le había escrito una carta a Freud en la que postulaba la creación de una institución psicoanalítica en 1919. Con la respuesta de Freud fue la venia para fundar la Sociedad Psicoanalítica de Kazán en el verano de 1922.[xi]  Luria se muda a Moscú para organizar el grupo psicoanalítico y simultáneamente trabajar como asistente en el Instituto de Psicología de la Universidad de Moscú.

La Sociedad Psicoanalítica Rusa fue fundada en 1921, financiada por el Ministerio de Educación. Su visión era la síntesis de teoría de Freud con el marco histórico social de Marx, sobre la base de la teoría del reflejo condicionado de Pavlov.

Los asuntos de la sociedad son dirigidos por un comité conformado por J. Ermakoff (presidente), O. Schmidt (vice-presidente), A. R. Luria (secretario) y los doctores S. Spielrein y Moshe Wulff.[xii] Luria reporta lo siguiente: Sabina Spielrein es registrada en el otoño de 1923 como antigua miembro de la Sociedad Psicoanalítica Suiza de Ginebra. Participa en el comité de la organización. Sus tareas fueron la enseñanza y la supervisión de casos, también dictó conferencias dirigidas a médicos, educadores, psicólogos y estudiantes.[xiii] Dirigió junto con un equipo de colegas a los médicos asistentes en el Departamento de Psicoanálisis para el tratamiento de pacientes externos. Condujo en colaboración el Departamento Especial para la atención en consulta externa a niños. El campo fundamental de ella fue el psicoanálisis infantil. “Disfruto con mi trabajo; considero que tengo una vocación y que nací para hacer esto.” (citada por Etkind, 1994, p. 195).

Spielrein participó en el Laboratorio-Hogar de Infancia, creado por Vera Fedorovna Schmidt (1889-1937), con fundamento en los principios de la pedagogía psicoanalítica. Wilhelm Reich (1980) después de su visita a la casa hogar en 1929, escribió: “Un buen número de pedagogos, especialmente aquellos que tenían una orientación psicoanalítica (tales como vera Schmidt, Spielrein y otros), intentaron instaurar una educación sexual positiva, ciertamente no fueron sino aislados y, en su conjunto, la educación sexual de los niños en la Unión Soviética siguió siendo anti-sexual…” (p. 23).

Sobre el instituto, Anna Freud (1979) escribió: “se perseguía el propósito de rodear a ese pequeño grupo de niños de educadoras científicamente adiestradas y dispuestas a observar con ecuanimidad las distintas manifestaciones afectivas y pulsionales de los niños, interviniendo con su ayuda y estímulo en las transformaciones que se produjeran, pero prescindiendo en lo posible de toda acción inhibitoria.” (p. 58). En la institución colaboraron Luria y Vigotsky registrando los datos de los niños para su la investigación sobre la infancia.

Spielrein presenta su conferencia sobre el pensamiento en la afasia y en la infancia en la sesión de la Sociedad Psicoanalítica, el 15 de noviembre de 1923. Encuentra síntomas similares en ambos. En términos formales son típicos la condensación de las ideas latentes, semejante a la libre imaginación del infante. Ambos tipos de pensamiento están relacionados con el desarrollo del habla. El texto había sido publicado en Ginebra. Define la afasia en estos términos: “Afasia significa la incapacidad de hablar condicionada por el cerebro. La audición se encuentra en perfecto estado; la voz motora está libre, esto es, los nervios y los músculos están sanos, todo lo que atañe a los órganos del habla se encuentra intacto; en la mayoría de estos casos el enfermo se ve imposibilitado de repetir lo que le dicen. De modo acertado o falso se distingue entre tres tipos de afasia: sensorial, amnésica y motora.” (Spielrein, 1923b, p. 315). Por su parte, Luria resume las ideas de Sabina sobre la afasia: “Un número de síntomas similares se encuentran en el pensamiento afásico y el pensamiento infantil. Por ejemplo, en el primero son las indicaciones de condensación y de ideas latentes, existen, como en la imaginación libre de los infantes. Ambos tipos de pensamiento están relacionados muy cerca al desarrollo del habla.” (Luria, 1924, p. 261).

Aunque Aldridge (2014) afirma que Spielrein le enseñó psicoanálisis a Luria, sin ninguna prueba, inclusive sabemos de las traducciones al ruso. Me parece que el impacto de ella sobre él fue en el tema de la afasia. Luria posteriormente construirá el campo de la neuropsicología.

En su autobiografía cuestiona a las interpretaciones arbitrarias en el psicoanálisis e implementó métodos objetivos para analizar el campo afectivo desde la posición psicofisiológica (Luria, 1974). Como profesor de psicología en la Universidad de Moscú investiga sobre los complejos. Los experimentos fueron realizados en el período de 1923 a 1930 con varios grupos de participantes, estudiantes universitarios, presos de una cárcel, personas bajo hipnosis en diversas instituciones (Luria, 1932). Es plausible que Spielrein le enseñó el manejo del experimento de Asociación de Jung. En efecto, en sus investigaciones neuro-dinámicas de la desorganización del comportamiento y los procesos afectivos, empleó el método de la asociación de palabras, registrando el tiempo de reacción de frente a las palabras estímulos. Luria construyó un método adicional con el método del reflejo psico-galvánico, registrando las respuestas de los participantes conectados con estimulaciones de presiones motoras y “creando obstáculos artificiales y conflictos en su habla (Luria, 1932, p. 39). Son notables sus citas a Claparède, Piaget y Stern sobre el juicio creado en la primitiva lógica del niño. Sin citar a Spielrein. De nuevo, autores en el centro de la órbita.

Luria conoció a Vigotsky en el Segundo Congreso de Psiconeurología en Leningrado del 3 al 10 de enero de 1924. Juntos trabajaron en el Instituto de Psicología, dirigido por Kornilov. Luria reconoció que su biografía se dividió en dos fases: la primera insignificante y después de conocer a Vigotsky, fue su fase más importante y significativa de su vida (Homskaya, 2001). En los veinte ambos estudiaron a pacientes con Parkinson como consecuencia de encefalitis de una epidemia y, enseguida, investigaron en la Clínica Neurológica sobre la afasia y su influencia en el funcionamiento psicológico general. Vigotsky influyó en Luria para el estudio de los procesos cerebrales a fines de los veinte y él se dedicó hasta el inicio de los 30´s el estudio de procesos cerebrales (Luria, 1974). Según Tsvetkova (1998), “Luria no hubiera podido crear la neuropsicología si no hubiera conocido profundamente la psicología general y no la hubiera desarrollado junto con Vigotsky.” (p. 70).

9. Lev Semyonovich Vigotsky.

Me parece que el nexo Vigotsky-Spielrein, fue a través de Luria. No se sabe sí hubo algún encuentro entre ambos rusos. Suponemos que Sabina no estuvo presente el 24 de diciembre de 1924, en la Sociedad de Psicoanálisis para escuchar la conferencia de Vigotsky, sobre la aplicación del método psicoanalítico en la literatura: “En ciertos casos un estímulo estético puede producir ‘dolor’ o placer. Pues cada creación poética es ambivalente en carácter; su forma representa fácilmente la percepción, pero más complicado es inducir a la transformación del afecto.” (Luria, 1925, p.244). 

Tiempo después, Vigotsky disertó sobre la psicología del arte en los trabajos de Freud, en Sociedad de Psicoanálisis, el 10 de marzo de 1927 (Luria y Schmidt, 1927).

Lev Semyonovich Vigotsky (1896-1934), abogado, experto en filología, maestro de psicología de una escuela técnica en Gomel, había escrito sobre psicología del arte desde el año 1915.

Spielrein (1922b) había publicado su trabajo sobre el vocablo mamá, donde establece que en todas las culturas se expresa uniendo el labio superior y el inferior. Se fundamenta en que la mayoría de los idiomas se pronuncia m, por ejemplo, ima, mamá, mamma, ma, etc. Su teoría propone que la unión de los labios con la expresión vocal, se relaciona con una petición del bebé para que la madre le dé de leche por medio de mamar. Piaget (1923b) la citó textualmente: “Mamá está formada por labiales que indican una mera prolongación del acto de succión. Mamá sería pues un grito de deseo y luego una orden dada al único ser que puede satisfacer ese deseo…” (p. 54).

Vera Schmidt (1926) relata el caso publicado en una revista psicoanalítica sobre un niño en relación con la alimentación de pecho por la madre. Conecta el hambre y la libido al chupar como importante para el desarrollo intelectual y la relación con la realidad. “En la sublimación del erotismo oral: el chupar aplicado a la madre, probablemente la primera forma de beso.” (Schmidt, 1926, p. 88).

Vigotsky (1973) reseñó la noción de mamá de la obra Die Kindersprache (1928) de William Stern: “La infantil mamá trasladado al lenguaje más avanzado no significa sólo la palabra “madre”, sino una oración semejante a “mamá ven aquí”, o “mamá, ponme en la silla”, o “ayúdame mamá.” (p. 54).

Es Interesante la conexión sobre la idea mamá de Spielrein con Roman Jakobson (1896-1982). El autor sobre la palabra mamá expone: “Las actividades de succión de un niño, suelen ir acompañadas por un leve murmullo nasal, única emisión fónica producible cuando los labios están pegados al seno materno o al biberón y la boca está llena.” (Jakobson, 1960, p. 169). Ninguna referencia de Spielrein. Sus referencias son autores rusos de la década de los treinta y cuarenta.[xiv] En rigor, ningún trabajo de Spielrein fue publicado en la URSS. Tampoco cuando Vigotsky trabajó el tema de la esquizofrenia tampoco citó a Sabina. Solamente en uno de sus artículos se refiere a la obra del hermano, que se conocieron en el Instituto de Psicología, escribió: “La psicasténica, como ha señalado I. N. Shpielrein, también se ha dado cuenta de que no puede separar las funciones psicológicas de las fisiológicas y busca un concepto integral” (Vigotsky, 1927, p. 358). Por su parte, Sabina (1987) había escrito una reseña sobre el trabajo Isaak.[xv]

Sabina había retornado a Rostov en la primavera de 1924. Las razones para moverse a su tierra natal, según Etkind, se debe a dos posibilidades: la primera es que la atmósfera científica soviética era muy diferente a su experiencia en Suiza, Austria y Alemania; la segunda, por motivos familiares. Sabina, acompañada por su hija se encuentra con su esposo que regresó a su tierra, procrean a Eva en 1926. Sabina trabaja, como paidóloga en un ambulatorio escolar, psicoterapia a niños y adultos en una clínica psiquiátrica y escribe varios artículos. “Spielrein utiliza con gusto la observación de los niños y breves viñetas como medios de expresión. Ha dejado sus diarios y su correspondencia en Ginebra, pero antes de viajar a Rusia hizo copias de los materiales en los que trabaja actualmente.” (Richebächer, 2005, p. 284). En el último registro, como residente en Rostov continúo como miembro de la Sociedad Psicoanalítica rusa hasta 1936; año en la cual el psicoanálisis era prohibido por decisión del Partido.

El estalinismo había censurado al psicoanálisis en 1927. Desde los años treinta hubo un giro en la atmosfera política soviética. Históricamente el freudismo fue rechazado mucho antes de la revolución. Bassin (1972) demuestra que en la etapa pre-revolucionaria la causa fue por los experimentos de Pavlov, y la orientación neurofisiológica. “En la Unión Soviética el psicoanálisis fue difundido con intensidad, en la década del 20 y principios de la del 30, por I. Ermakov, V. Kogan y algún otro estudioso, pero tal propaganda no penetró a fondo en los ambientes médicos” (p. 88). En rigor, el único simpatizante con el freudismo fue Trotsky (Chemouni, 2004). Con el establecimiento del bolchevismo y las políticas económicas-sociales, se consideró la obra de Freud como idealista. Con todo, la revolución bolchevique apuntó que “la dirección de la lucha obrera es una cuestión de cuadros políticos, en cuyas filas los trabajadores y los intelectuales se funden en unidad.” (Hofmann, 1964, p. 223).

Vera trabajó desde 1930 en la Academia de Ciencias Pedagógicas e Instituto Experimental de Defectología dirigido por Vigotsky. Según Michel De Certeau, S.J.  (1978) Luria se alineo a las consignas políticas. Con todo, Vigotsky y Luria fueron criticados por el aparato de estado como desviacionistas de la ideología dominante (Homskaya, 2001). Sobre el tema persecutorio, Braunstein (2008) escribió: “en 1936 Luria fue juzgado por sus colegas y en una publicación oficial apareció la frase lapidaria y merecedora de lapidación: ‘Debe decirse que el profesor Luria, como uno de los representantes de la teoría histórico-cultural, no ha considerado necesario admitir sus posiciones teóricas equivocadas ante nuestro comité’.” (p. 162).  Es evidente que los cuatro sufrieron por el antisemitismo imperante en la Unión Soviética. Vigotsky murió de tuberculosis, enfermedad adquirida en edad temprana el 11 de junio de 1934. Bluma Zeigarnik opinó: “yo puedo decir que tuvo un momento bastante duro. Fue acusado de no ser marxista, sin embargo, fue un marxista real. Y, eso le afectó profundamente y tal vez le cortó su vida” (Kozulin, 1990).

 Con la ocupación nazi en Rostov, se reunió a los judíos en una sinagoga, para asesinarlos. Sabina, junto con sus dos hijas, Renata de 28 años y Eva de 15 fueron aniquiladas un día del 11 al 14 agosto de 1942.

10. Notaciones a manera de conclusión.

En relación a la historia de las ideas, entendemos que una generación siguiente, reconoce la labor de los colegas que los anteceden. En este sentido, ubicamos a Spielrein dentro de la primera generación de psicoanálisis. Recientemente, el viernes 16 de enero de 2015, la psicoanalista Adrienne Harris, en la plenaria de la reunión anual de la Asociación Psicoanalítica Americana (APA), mencionó, entre otras cuestiones relacionadas con los grupos de Ginebra y Moscú, sobre una aportación fundamental de Sabina Spielrein al campo psicoanalítico: la noción relacional.



[i] Aldo Carotenuto (1980) develó a la ilustre mujer. Su libro lo conseguí en un viaje a Roma en 1983; con éste material inicié mi investigación de psicohistoria. Por otra parte, describo un breve resumen sobre ella en G. Delahanty (1990). Psicoanálisis y marxismo. México, Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco. Hoy en día Sabina es conocida alrededor del mundo a través de dos películas, la primera basada en Carotenuto: Prendimi l’anima (2002) traducida como Almas al desnudoy la segunda basada en Kerr. A Dangerous Method (Método peligroso) (2011).

[ii] Apuntalamiento histórico breve sobre la esquizofrenia: Benedict Augustin Morel (1809-1873) describió la demence précoce como deterioro mental iniciado en la adolescencia, en 1857. Karl Ludwig Kahlbaum (1828-1899?): la catatonía en 1874. Ewald Hecker (1843-1909): la hebefrenia en 1871. Emil Kraepelin (1856-1926): describió la dementia praecox, en 1899. B. B. Wolman, (Ed.) International Encyclopedia of Psychology, Psychiatry, Neurology and Psychoanalysis. Nueva York: Aesculapius/Van Nostrand Reinhold, 1977. 

[iii] El antecedente de la versión del test de Asociación de palabras para detectar complejos es la publicación de Max Wertheimer y Julius Klein en 1904. Cf. Rosenzweig, Saul (1986). Freud and Experimental Psychology: the Emergency of Idiomatics. Nueva York: McGraw-Hill.

[iv] Freud le había escrito a Jung sobre su implicación: “El trabajo de Binswanger lo he recibido hoy, lo he reconocido, naturalmente como probando y me ha divertido mucho la habilidad del muchacho a la solución de sus propias confusiones.” (Freud a Jung, 14 enero de 1908). Recordemos a ambos viajando a Viena para el primer encuentro con Freud, el miércoles 2 de marzo de 1907. Jung le sugirió a Ludwig Binswanger (1881-1966) realizase una investigación experimental sobre la asociación de palabras y el reflejo psico-galvánico. Jung fue uno de sus participantes: “el sujeto es un joven médico casado quien ha corrido experimentos sobre asociación de palabras, pero nunca lo ha realizado en sí mismo.” (p. 489). Éste notó su reserva en la plática común, cuyo significado lo interpretó como un signo de defensa por su extrema sensibilidad. Además, durante su participación fue enfático en oponerse al análisis. Con todo, reconoció el experimentador que su participante ejerce una influencia particular sobre él: “afectando todo el tiempo el experimento.” (p. 458). Binswanger, L. (1907). On the psychogalvanic phenomenon in association experiments. En: C. G. Jung. Studies in Word-Association (446-530). Nueva York: Moffat, 1919.

[v] Hermann Nunberg, en una nota al píe de página, opina: “la Dra. Spielrein fue mi colega en medicina. Ella fue muy influenciada fuertemente por Jung; durante sus estudios ella sufrió un episodio psicótico.” (p. 329). Un asunto fuera de contexto, además un error de fecha del acontecimiento, hay una valoración cargada de prejuicio. También Nunberg invitado por Jung, colaboró en el experimento sobre cambios psicofisiológicos durante la administración del test de Asociación de palabras. Nunberg, H. (1909). On the Phisical Accompaniments of Association Process. En: C. G. Jung (1919). Studies in Word-Association. (531-560) Nueva York: Moffat.

[vi] Vigotsky y Luria escribieron una introducción a la obra de Freud traducida al ruso: Más allá del principio de placer (1920). Opinan: “que hay una tendencia a producir un esquema biológico general para la vida psíquica” (p. 16). Sobre la noción de pulsión de muerte, consideraron que es especulativa, y reconocen que el autor del psicoanálisis simplemente la consideró hipotética. Confirman que está permeada por la psicología del pesimismo y la desesperanza. Vygotsky, L. y Luria, A. (1925/1994). Introduction to the Russian translation of Freud’s Beyond the pleasure principle. En R. van der Veer y J. Valsine (Eds.) The Vigotsky Reader (18-18). Oxford: Blackwell.

[vii] Aquí fue donde Aldo Carotenuto tuvo acceso a los papeles, el diario y las cartas, descubiertos en el sótano de la institución en una valija marrón que ella había dejado en el despacho de Claparède al salir de Ginebra a Rusia.

[viii] Édouard Claparède (1873-1940) viajó al Burghölzli para aprender el método de Asociación de Jung. Éste había visitado Ginebra en junio de 1907: “… ya finales de la semana pasada vino a verme Claparède, director del Laboratorie de Psichologie Expérimentale de Ginebra, a fin de iniciarse en la técnica del experimento de asociación.” (Jung a Freud el 12 junio de 1907).

[ix] Es interesante cómo reaccionó el grupo de discípulos de Freud a través de las Circulares sobre Sabina. Jones en la carta del 7 de octubre de 1920 escribe lo siguiente: “Pfister me ha escrito que la Dra. Spielrein ha informado al Instituto J. J. Rousseau de Ginebra que el Congreso la había nombrado representante oficial de la Asociación en dicho instituto. Por supuesto, no he tomado ninguna iniciativa sobre este asunto; me he limitado a pedirle a Pfister que informe privadamente a Bovet sobre la situación, sin exceptuar la mentalidad de la dama.” (Wittenberger & Tögel, 2002, p. 59).  Secreto soterrado. Por su parte, Abraham, escribe en la circular del 13 de octubre de 1920, lo siguiente: “Sobre el asunto Spielrein: según nuestras informaciones, la señora Spielrein no está autorizada por la Asociación a presentarse como nuestra representante oficial ante el Instituto Bovet.” (p. 70). Y, remata en la circular del 19 de octubre de 1920: “Hasta donde yo sé, la afirmación de la Dra. Spielrein ha sido inventada por ella y no tiene, de hecho, ninguna base.” (p. 79.). Por último, la circular enviada de Viena del 21 de octubre de 1920, el binomio Rank-Freud median de modo diplomático: “La señora Spielrein no ha sido delegada, a nuestro entender, de ningún modo oficial para nada, pero debería ser tratada con precaución en todo este asunto.” ¡Protección!. Ya Bovet había opinado que era “una rusa tímida y tenaz.” (citado por Vidal, 1995). Sin embargo, en la circular del 1 de enero de 1921 Rank-Freud anotan: “la Dra. Spielrein se ha encargado de la bibliografía rusa para el informe anual; su aportación se ve un poco mermada por el hecho de que no consiguiera muchas obras.” El 1 de abril 1921, Sachs opina: “Eitingon preguntó a Oberholzer si no podía hacer algo por Spielrein y recibió como respuesta el buen consejo de admitirla en la Policlínica.” Wittenberger, G. y Tögel, C. (Eds.) (2002). Las circulares del “Comité secreto”(1913-1920). Madrid: Editorial Síntesis, 2002.

[x] Paul Schilder sobre el tema del tiempo en los infantes, escribió: “Spielrein observa que el niño vive principalmente en el presente y en el futuro inmediato. David Wechsler y yo confirmamos está observación.” (p. 21). También reconoce que ella descubrió el significado de espacio en el esquema del simbolismo encontrado por Freud. Schilder, P. (1964). Primitive Perception and Construction of the Object. En L. Bender (Ed.) Paul Schilder. Contributions to Developmental Neuropsychiatry. Nueva York: International Universities Press (Orig. 1940-1941); David Rapaport sobre el tiempo en el sueño, citó una referencia de Spielrein quien sostiene que lo desconoce el tiempo. Rapaport, D. (1971). Emotions and Memory. Nueva York: International Universities Press. (Orig. 1942).

[xi] Luria escribió: “Envíe a Freud un documento con el sello de la sociedad, en alemán y ruso, sobre la creación de la institución.  y fue una sorpresa y placer cuando recibí una carta de retorno a mi como ‘Querido Sr. Presidente’. Freud escribió cómo se fundó un circulo remoto de un pueblo del este de Rusia. Esta carta escrita en un alemán gótico, como otra carta autorizando la traducción de un pequeño libro suyo al ruso que aún conservo en una carpeta de mi archivo.” En A. R., LuriaM. Cole y S. Cole (1982). The Making of Mind. A Personal Account of Soviet Psychology. Harvard Boston: Harvard University, p. 24. 

[xii] Rank-Freud, en la Circulares del 21 de diciembre de 1921 escribieron: “Nuestro ex miembro Wulff, de  Odessa, ahora afincado en Moscú, ha escrito que los analistas practicantes de allí desean ingresar como grupo local en la Asociación Internacional, el profesor le ha invitado a ponerse en contacto con Jones.”; Moshe Wulff (1878-1971) estudió medicina en Alemania, en Berlin conoció a Abraham en 1908. En 1911 es miembro de la Asociación Vienesa de Psicoanálisis Tradujo varias obras de Freud al ruso. Inaugura el psicoanálisis en el Imperio Ruso en 1911. En los veinte se exilió primero en Berlín. En 1933 emigra a Palestina y funda con Max Eitingon la Asociación Psicoanalítica Palestina. Wulff escribió un obituario reseñando su producción psicoanalítica sobre Abraham. Cf. Wulff, M. W. (1926). Gedenkreden Über Karl Abraham. Internationale Zeitschrift für  Psychoanalyse, 12 (2):215-218.

[xiii] Conferencias: sobre el psicoanálisis científico dirigido a médicos, educadores, psicólogos y estudiantes. En el instituto dictó sobre el pensamiento subliminal (una hora a la semana). Dentro del programa de problemas fundamentales del psicoanálisis dirigido a principiantes; condujo el seminario de análisis infantil, participando 30 alumnos. Dictó la comunicación breve: Notas del análisis de un niño el 20 de diciembre de 1923.

[xiv] Jerome Bruner (1984) adoptó el método vigotskiano para sus investigaciones, supone que la raíz teórica de la noción del lenguaje de Vigotsky, se encuentra en el Círculo de Praga. Se interesa por el análisis de la palabra. Cf. Bruner, J. (1984). Concepciones de la infancia: Freud, Piaget y Vygotsky. En J. L. Linaza (Comp.) Jerome Bruner. Acción, pensamiento y lenguaje. Madrid, Alianza, 1984. Según, Jakobson (1931) el Círculo de Praga se fundamenta en una fonología histórica, considera la geografía y el tiempo. En rigor, su antecedente fue el Círculo Lingüístico de Moscú, los ‘formalistas’, cuyo objetivo era investigar la literatura y la poesía; recordemos que Vigotsky previo a su ingreso al campo de la psicología, enseñaba crítica de la literatura. Jakobson, R. (1931). Principios de fonología histórica. En J. A. Argente (Ed.) El Círculo de Praga. Barcelona: Anagrama, 1980.

[xv] Isaak Spielrein (1891-1937) fue discípulo de Wilhelm Wundt sobre el tema de la psicología experimental y de William Stern sobre psicotecnia. Con esta herramienta, realizó investigaciones en la industria soviética y en el Ejército Rojo. Director del Laboratorio Psicotécnico del Instituto Central del Trabajo (Richebächer, 2005). Involucrado sobre problemas de psicología del trabajo (racionalización, fatiga, automatización, selección profesional). Isaac fue arrestado en 1935 con cargos de propaganda contrarrevolucionaria, trotskismo y sentenciado al fusilamiento. Los demás hermanos también fueron fusilados: Jean “Jascha” (1887-1938), ingeniero, matemático y especialista en electrotécnica; Emil (1899-1938), agrónomo y especialista en insectos. El padre murió de pena en ese mismo año. La madre había muerto en 1922.

 

Referencias

 

Abraham, H. C. y Freud E. L. (1979). Correspondencia Sigmund Freud-Karl Abraham.                         1 – 535. Buenos Aires: Paidós.                       

Abraham, K. (1961). Sobre la significación de los traumas sexuales infantiles en la sintomatología de la demencia precoz. En Estudios sobre psicoanálisis y psiquiatría (13-19). Buenos Aires: Hormé (Orig. 1907).

Aldridge, J. (2014). The Intellectual property of women as it relates to the role of Sabina Spielrein in the lives and work of 20th Century male psychologists. International Journal of Psychology and Counseling. 6 (5), 59-65.

Bassin, F. V. (1972). El problema del inconsciente. Buenos Aires: Granica.

Benhabib, S. (2000). The reluctant modernism of Hannah Arendt. Oxford: Rowman and Littlefield.

Bettelheim, B. (1984). Escándalo en la familia. En: A. Carotenuto. Una secreta simetría. Sabina Spielrein entre Freud y Jung. Barcelona: Gedisa.

Bleuler, E. (1908). Die Prognose der Dementia praecox (Schizophrenie-gruppe). Allgemeine Zeitschrift für Psychiatrie, 65, 436-464.

Bleuler, E. (1960). Demencia precoz o el grupo de las esquizofrenias. Buenos Aires: Hormé (Orig. 1911).

Braunstein, N. (2008). Aleksander Luria, tres novelas de la memoria. En: La memoria inventora. México: Siglo XXI.

Carotenuto, A. (1984). Diario de una secreta simetría. Sabina Spielrein entre Jung y Freud.Barcelona: Gedisa (Orig. 1980).

Chemouni, J. (2004). Trotsky y el psicoanálisis. Buenos Aires: Nueva Visión.

Claparède, E. (1965). La escuela y la psicología experimental. En La escuela y la psicología(17-86). Buenos Aires: Losada (Orig.1909).

De Certeau, S.J., M. (1978). Psicoanálisis e historia. En Historia y psicoanálisis. México: Universidad Iberoamericana.

Delahanty, G. (1990). Sabina Spielrein: juego sucio o amargo lamento. La nave de los locos,15, 14-17.

Delahanty, G. (2000). Piaget y la atmósfera psicoanalítica de Ginebra. Subjetividad y cultura, 15,102-107.

Etkind, A. M. (1994). How Psychoanalysis Was Received In Russia, 1906-1936. J. Anal. Psychol, 39, 191-202.

Etkind, A. (1997). There are no naked thoughts: Psychoanalysis, Psychotherapy, and Medical Psychology in Russia. En E. L. Grigorenko, P.  Ruzgis, y R. J. Sternberg (Eds.)Psychology of Russia: Past, Present, Future (59-78). Commack, N. Y.: Nova Science.

Franz, M. L. (1964).  El proceso de individuación. En C. G. Jung. El hombre y sus símbolos. Buenos Aires: Paidós.

Freud, A. (1979). Introducción al psicoanálisis para educadores. Buenos Aires: Paidós (Orig.1930).

Freud, S. (1948a). Observaciones psicoanalíticas sobre un caso de paranoia (Demencia paranoides) autobiográficamente descrito. Obras Completas. Vol. II. (661-693). Madrid: Biblioteca Nueva (Orig. 1911).

Freud, S. (1948b). Más allá del principio del placerObras Completas. Madrid: Biblioteca Nueva (Orig. 1920).

Garrabé, J. (1996). Sabina Spielrein. El nacimiento de la esquizofrenia (1906-1912). Salud Mental, 19 (4), 43-51.

Harris, A. (2015). Language is there to Bewilder Itself and Others: The Clinical and Theoretical Contributions of Sabina Spielrein. Annual Meeting. American Psychoanalytical Association, Nueva York: APA.

Haynal, A y Falzeder, E. (2011). The Swiss. En: 100 Years of the IPA 1910-2010. P. Loewenberg y N. L. Thompson (Eds.) Evolution and Change. Londres: The International Psychoanalytical Association.

Hofmann, W. (1964). Historia de las ideas sociales. México: UTEHA.

Homskaya, E. D. (2001). Alexander Romanovich Luria. A Scientific Biography. Nueva York: Kluwer Academic/Plenum.

Jakobson, R. (1974). ¿Por qué ‘papá’ y mamá? En Lenguaje infantil y afasia. Madrid: Ayuso (Orig.1960).

Jung, C. G. (1962). Símbolos de transformación. Buenos Aires: Paidós (Orig. 1911).

Jung, C. G. (1990). Suplemento: la comprensión psicológica de los procesos patológicos. En: El contenido de la psicosis. Barcelona: Paidós (Orig. 1914).

Jung, C.G. (1915). The Theory of Psychoanalysis. Psychoanal Rev. 2:29-51.

Jung, C.G. (1919). Reaction-time in Association Experiments. En: Studies in Word-Association (227-265). Nueva York: Moffat.

Klein, D. B. (1985). Jewish Oigins of the Psychoanalytic Movement. Chicago: University of Chicago.

Kozulin, A. (1990). Vygotsky´s Psychology: a biography of ideas. Boston: Harvard University.

Kurzweil, E1998). The Freudians. A comparative Perspective. New Brunswick/Londres: Transaction.

Loewenberg, P. (1995). Fantasy and Reality in History. Nueva York: Oxford University Press.

Luria, A. (1923). The Kazan Psycho-Analytical Society. Russia. Bul. Int. Psychoanal. Assn.4:397-399.

Luria, A. (1924). Russian Psycho-Analytical Society. Bul. Int. Psychoanal. Assn, 5, 258-261.

Luria, A. (1925). Russian Psycho-Analytical Society. Bul. Int. Psychoanal. Assn, 6, 243-245.

Luria, A. y Schmidt, W. (1927). Russian Psycho-Analytical Society. Bul. Int. Psychoanal. Assn, 8, 454-455.

Luria, A. R.  (1932). The Nature of Human Conflicts or Emotion, Conflict and Will. Nueva York: Grove.

Luria, A. R. (1974). A. R. Luria. En G. Lindzey (Ed.) A History of Psychology in Autobiography. 6 (253-292). Nueva Jersey: Prentice-Hall.  

McGuire, W. (1978). Correspondencia Sigmund Freud-Carl Gustav Jung. 1-684. Madrid: Taurus.Nunberg, H. y Federn, E. (Eds.) (1974). Minutes of the Vienna Psychoanalytic Society. Vol. 3: (1910-1911). Nueva York: International Universities Press.  

Piaget, J. (1923a). El pensamiento simbólico y el pensamiento del niño. En: G. Delahanty y J. Perrés (Eds.) Piaget y el psicoanálisis. (117-160). México: Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco, 1994.

Piaget (1923b). El lenguaje y el pensamiento en el niño. En G. Delahanty y J. Perrés (Eds.)Piaget y el psicoanálisis (54-56). México: Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco, 1994.

Reich, W. (1980).  Sobre Wera Schmidt. En R. García, R. Alemany, y N. P. de Lara (Eds.)Psicoanálisis y educación 1 (35-68). Barcelona: Anagrama (Orig. 1936).

Richebächer, S. (2005). Sabina Spielrein de Jung a Freud. Buenos Aires: Ediciones Literales.

Richebächer, S. (2009). « Sabina Spielrein. Un penseur moderne », Le Coq-héron 2/, (197), 19-31. (www.cairn.info/revue-le-coq-heron-2009-2-page-19.htm.).

Santiago-Delefosse, M. (2002). Spielrein, Piaget and Vygotsky: Three Positions on Child Thought and Language. Theory & Psychology, 12, 723-747.

Sefchovich, S. (1997). Isaiah Berlin: el zorro. En L. Baca Olamendi y I. H. Cisneros      (Comps.) Los intelectuales y los dilemas políticos en el Siglo XX. Vol. 2. (279-294), México: Facultad Latinoamérica de Ciencias Sociales/Triana. 

Schmidt, V. (1971a). Educación psicoanalítica en la Rusia soviética (Informe sobre el Laboratorio-Hogar de Infancia en Moscú). En: R. García, R. Alemany, y N. P. de Lara (Eds.) Psicoanálisis y educación 1 (35-68). Barcelona: Anagrama (Orig. 1936). Barcelona: Anagrama (Orig. 1923).

Schmidt, V. (1971b). La importancia de los actos de mamar y chuparse el dedo para el desarrollo psíquico del niño. En: Wilhelm Reich, Vera Schmidt. Psicoanálisis y educación 1 (69-98). Barcelona: Anagrama (Orig. 1926).

Spielrein, S. (1911). Über den psychologischen Inhalt eines Falles von Schizophrenie (Dementia Praecox). Jahrbuch für psychoanalytische und psychopathologische Forschungen. 3, 329–400.

Spielrein, S. (1912). Die Destruktion als Ursache des Werdens. Jahrbuch für psychoanalytische und psychopathologische Forschungen, 4, 465–503.

Spielrein, S. (1921). Schnellanalyse einer kindlichen Phobie, Internationale Zeitschrift für Psycho-analyse, Vol. VII.

Spielrein, S. (1921). Zur psychoanalytischen Bewegung. Internationale Zeitschrift für Psychoanalyse, 8 (2) 234-237. Report on the Geneva Psychoanalytic Society.

Spielrein, S. (1922a). Schweiz, Internationale Zeitschrift für ärztliche Psychoanalyse, vol.VIII. Sämtliche Schriften, Freiburg Kore, 1987.

Spielrein, S. (1922b). Die Entstehung der kindlichen Worte Papa und Mama. Imago, 8, 345–367.

Spielrein, S. (1923a). Die Zeit im unterschwellingen Seenleben. Imago, 9, 300-317.

Spielrein, S. (1923b). Quelques analogies entre la pensée de l’enfant, celle de l’aphasique et la pensée subconsciente. Archives de Psychologie. 18, 306–322.

Tsvetkova, L. S. (1998). Vigotsky en la psicología soviética. En: Vigotsky a cien años de su nacimiento. Cuernavaca, Universidad Autónoma del Estado de Morelos. 

Vidal, F. (1995). Sabina Spielrein, Jean Piaget – chacun pour soi. L’Évolution Psychiatrique, 60, 97-113.

Vigotsky, L. S. (1973). Pensamiento y lenguaje. Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas. Buenos Aires. La Pléyade. (Orig. 1934).



[1] Versión breve presentada como ponencia en el Congreso Adversidad, resiliencia y psicoanálisis en la Asociación Mexicana para la Práctica, Investigación y Enseñanza del Psicoanálisis (AMPIEP) el día 26 de septiembre de 2015.
[2] Aldo Carotenuto (1980) develó a la ilustre mujer. Su libro lo conseguí en un viaje a Roma en 1983; con éste material inicié mi investigación de psicohistoria. Por otra parte, describo un breve resumen sobre ella en G. Delahanty (1990). Psicoanálisis y marxismo. México, Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco. Hoy en día Sabina es conocida alrededor del mundo a través de dos películas, la primera basada en Carotenuto: Prendimi l’anima (2002) traducida como Almas al desnudoy la segunda basada en Kerr. A Dangerous Method (Método peligroso) (2011).
[3] Apuntalamiento histórico breve sobre la esquizofrenia: Benedict Augustin Morel (1809-1873) describió la demence précoce como deterioro mental iniciado en la adolescencia, en 1857. Karl Ludwig Kahlbaum (1828-1899?): la catatonía en 1874. Ewald Hecker (1843-1909): la hebefrenia en 1871. Emil Kraepelin (1856-1926): describió la dementia praecox, en 1899. B. B. Wolman, (Ed.) International Encyclopedia of Psychology, Psychiatry, Neurology and Psychoanalysis. Nueva York: Aesculapius/Van Nostrand Reinhold, 1977. 
[4] El antecedente de la versión del test de Asociación de palabras para detectar complejos es la publicación de Max Wertheimer y Julius Klein en 1904. Cf. Rosenzweig, Saul (1986). Freud and Experimental Psychology: the Emergency of Idiomatics. Nueva York: McGraw-Hill.
[5] Freud le había escrito a Jung sobre su implicación: “El trabajo de Binswanger lo he recibido hoy, lo he reconocido, naturalmente como probando y me ha divertido mucho la habilidad del muchacho a la solución de sus propias confusiones.” (Freud a Jung, 14 enero de 1908). Recordemos a ambos viajando a Viena para el primer encuentro con Freud, el miércoles 2 de marzo de 1907. Jung le sugirió a Ludwig Binswanger (1881-1966) realizase una investigación experimental sobre la asociación de palabras y el reflejo psico-galvánico. Jung fue uno de sus participantes: “el sujeto es un joven médico casado quien ha corrido experimentos sobre asociación de palabras, pero nunca lo ha realizado en sí mismo.” (p. 489). Éste notó su reserva en la plática común, cuyo significado lo interpretó como un signo de defensa por su extrema sensibilidad. Además, durante su participación fue enfático en oponerse al análisis. Con todo, reconoció el experimentador que su participante ejerce una influencia particular sobre él: “afectando todo el tiempo el experimento.” (p. 458). Binswanger, L. (1907). On the psychogalvanic phenomenon in association experiments. En: C. G. Jung. Studies in Word-Association (446-530). Nueva York: Moffat, 1919.
[6] Hermann Nunberg, en una nota al píe de página, opina: “la Dra. Spielrein fue mi colega en medicina. Ella fue muy influenciada fuertemente por Jung; durante sus estudios ella sufrió un episodio psicótico.” (p. 329). Un asunto fuera de contexto, además un error de fecha del acontecimiento, hay una valoración cargada de prejuicio. También Nunberg invitado por Jung, colaboró en el experimento sobre cambios psicofisiológicos durante la administración del test de Asociación de palabras. Nunberg, H. (1909). On the Phisical Accompaniments of Association Process. En: C. G. Jung (1919). Studies in Word-Association. (531-560) Nueva York: Moffat.
[7] Vigotsky y Luria escribieron una introducción a la obra de Freud traducida al ruso: Más allá del principio de placer (1920). Opinan: “que hay una tendencia a producir un esquema biológico general para la vida psíquica” (p. 16). Sobre la noción de pulsión de muerte, consideraron que es especulativa, y reconocen que el autor del psicoanálisis simplemente la consideró hipotética. Confirman que está permeada por la psicología del pesimismo y la desesperanza. Vygotsky, L. y Luria, A. (1925/1994). Introduction to the Russian translation of Freud’s Beyond the pleasure principle. En R. van der Veer y J. Valsine (Eds.) The Vigotsky Reader (18-18). Oxford: Blackwell.
[8] Aquí fue donde Aldo Carotenuto tuvo acceso a los papeles, el diario y las cartas, descubiertos en el sótano de la institución en una valija marrón que ella había dejado en el despacho de Claparède al salir de Ginebra a Rusia.
[9] Édouard Claparède (1873-1940) viajó al Burghölzli para aprender el método de Asociación de Jung. Éste había visitado Ginebra en junio de 1907: “… ya finales de la semana pasada vino a verme Claparède, director del Laboratorie de Psichologie Expérimentale de Ginebra, a fin de iniciarse en la técnica del experimento de asociación.” (Jung a Freud el 12 junio de 1907).
[10] Es interesante cómo reaccionó el grupo de discípulos de Freud a través de las Circulares sobre Sabina. Jones en la carta del 7 de octubre de 1920 escribe lo siguiente: “Pfister me ha escrito que la Dra. Spielrein ha informado al Instituto J. J. Rousseau de Ginebra que el Congreso la había nombrado representante oficial de la Asociación en dicho instituto. Por supuesto, no he tomado ninguna iniciativa sobre este asunto; me he limitado a pedirle a Pfister que informe privadamente a Bovet sobre la situación, sin exceptuar la mentalidad de la dama.” (Wittenberger & Tögel, 2002, p. 59).  Secreto soterrado. Por su parte, Abraham, escribe en la circular del 13 de octubre de 1920, lo siguiente: “Sobre el asunto Spielrein: según nuestras informaciones, la señora Spielrein no está autorizada por la Asociación a presentarse como nuestra representante oficial ante el Instituto Bovet.” (p. 70). Y, remata en la circular del 19 de octubre de 1920: “Hasta donde yo sé, la afirmación de la Dra. Spielrein ha sido inventada por ella y no tiene, de hecho, ninguna base.” (p. 79.). Por último, la circular enviada de Viena del 21 de octubre de 1920, el binomio Rank-Freud median de modo diplomático: “La señora Spielrein no ha sido delegada, a nuestro entender, de ningún modo oficial para nada, pero debería ser tratada con precaución en todo este asunto.” ¡Protección!. Ya Bovet había opinado que era “una rusa tímida y tenaz.” (citado por Vidal, 1995). Sin embargo, en la circular del 1 de enero de 1921 Rank-Freud anotan: “la Dra. Spielrein se ha encargado de la bibliografía rusa para el informe anual; su aportación se ve un poco mermada por el hecho de que no consiguiera muchas obras.” El 1 de abril 1921, Sachs opina: “Eitingon preguntó a Oberholzer si no podía hacer algo por Spielrein y recibió como respuesta el buen consejo de admitirla en la Policlínica.” Wittenberger, G. y Tögel, C. (Eds.) (2002). Las circulares del “Comité secreto”(1913-1920). Madrid: Editorial Síntesis, 2002.
[11] Paul Schilder sobre el tema del tiempo en los infantes, escribió: “Spielrein observa que el niño vive principalmente en el presente y en el futuro inmediato. David Wechsler y yo confirmamos está observación.” (p. 21). También reconoce que ella descubrió el significado de espacio en el esquema del simbolismo encontrado por Freud. Schilder, P. (1964). Primitive Perception and Construction of the Object. En L. Bender (Ed.) Paul Schilder. Contributions to Developmental Neuropsychiatry. Nueva York: International Universities Press (Orig. 1940-1941); David Rapaport sobre el tiempo en el sueño, citó una referencia de Spielrein quien sostiene que lo desconoce el tiempo. Rapaport, D. (1971). Emotions and Memory. Nueva York: International Universities Press. (Orig. 1942).
[12] Luria escribió: “Envíe a Freud un documento con el sello de la sociedad, en alemán y ruso, sobre la creación de la institución.  y fue una sorpresa y placer cuando recibí una carta de retorno a mi como ‘Querido Sr. Presidente’. Freud escribió cómo se fundó un circulo remoto de un pueblo del este de Rusia. Esta carta escrita en un alemán gótico, como otra carta autorizando la traducción de un pequeño libro suyo al ruso que aún conservo en una carpeta de mi archivo.” En A. R., LuriaM. Cole y S. Cole (1982). The Making of Mind. A Personal Account of Soviet Psychology. Harvard Boston: Harvard University, p. 24. 
[13] Rank-Freud, en la Circulares del 21 de diciembre de 1921 escribieron: “Nuestro ex miembro Wulff, de  Odessa, ahora afincado en Moscú, ha escrito que los analistas practicantes de allí desean ingresar como grupo local en la Asociación Internacional, el profesor le ha invitado a ponerse en contacto con Jones.”; Moshe Wulff (1878-1971) estudió medicina en Alemania, en Berlin conoció a Abraham en 1908. En 1911 es miembro de la Asociación Vienesa de Psicoanálisis Tradujo varias obras de Freud al ruso. Inaugura el psicoanálisis en el Imperio Ruso en 1911. En los veinte se exilió primero en Berlín. En 1933 emigra a Palestina y funda con Max Eitingon la Asociación Psicoanalítica Palestina. Wulff escribió un obituario reseñando su producción psicoanalítica sobre Abraham. Cf. Wulff, M. W. (1926). Gedenkreden Über Karl Abraham. Internationale Zeitschrift für  Psychoanalyse, 12 (2):215-218.
[14] Conferencias: sobre el psicoanálisis científico dirigido a médicos, educadores, psicólogos y estudiantes. En el instituto dictó sobre el pensamiento subliminal (una hora a la semana). Dentro del programa de problemas fundamentales del psicoanálisis dirigido a principiantes; condujo el seminario de análisis infantil, participando 30 alumnos. Dictó la comunicación breve: Notas del análisis de un niño el 20 de diciembre de 1923.
[15] Jerome Bruner (1984) adoptó el método vigotskiano para sus investigaciones, supone que la raíz teórica de la noción del lenguaje de Vigotsky, se encuentra en el Círculo de Praga. Se interesa por el análisis de la palabra. Cf. Bruner, J. (1984). Concepciones de la infancia: Freud, Piaget y Vygotsky. En J. L. Linaza (Comp.) Jerome Bruner. Acción, pensamiento y lenguaje. Madrid, Alianza, 1984. Según, Jakobson (1931) el Círculo de Praga se fundamenta en una fonología histórica, considera la geografía y el tiempo. En rigor, su antecedente fue el Círculo Lingüístico de Moscú, los ‘formalistas’, cuyo objetivo era investigar la literatura y la poesía; recordemos que Vigotsky previo a su ingreso al campo de la psicología, enseñaba crítica de la literatura. Jakobson, R. (1931). Principios de fonología histórica. En J. A. Argente (Ed.) El Círculo de Praga. Barcelona: Anagrama, 1980.
[16] Isaak Spielrein (1891-1937) fue discípulo de Wilhelm Wundt sobre el tema de la psicología experimental y de William Stern sobre psicotecnia. Con esta herramienta, realizó investigaciones en la industria soviética y en el Ejército Rojo. Director del Laboratorio Psicotécnico del Instituto Central del Trabajo (Richebächer, 2005). Involucrado sobre problemas de psicología del trabajo (racionalización, fatiga, automatización, selección profesional). Fue arrestado en 1935 con cargos de propaganda contrarrevolucionaria, trotskismo y sentenciado al fusilamiento. Los demás hermanos también fusilados Jean “Jascha” (1887-1938), ingeniero, matemático y especialista en electrotécnica. Emil (1899-1938), agrónomo y especialista en insectos. El padre murió de pena en ese mismo año. La madre había muerto en 1922. 

 

Guillermo Delahanty Matuk (1945) nacimiento en Durango, Dgo. México. Estudió la licenciatura, maestría y doctorado en psicología en la Universidad Iberoamericana. Formación psicoanalítica en la Asociación Mexicana para la Práctica, Investigación y Enseñanza del Psicoanálisis. en Psicoanálisis. Miembro de la Asociación Psicoanalítica Internacional (IPA).

Profesor-Investigador del Centro de Investigación Transdisciplinar en Psicología de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos. Pertenece al Cuerpo Académico Cognición y Afectos. Actualmente está investigando sobre los procesos afectivos de pacientes en neuropsicología por medio del test de Rorschach.

Algunas publicaciones mencionadas brevemente: Imaginación y Crisis. Modelo psicoanalítico-social de Erik H. Erikson. Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco / Secretaria de Educación Pública. 1987; Cooperación y Conflicto: noción de intercambio económico en niños de un Kibutz. México, Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco. Breviarios de Investigación, No. 20, 1993; Woody Allen: masoquismo irónico o crítica al sometimiento. México: Cuadernos del TICOM. Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco, 1995; Constelación y campo.  La Psicología de Kurt Lewin. Cuernavaca: Casa Juan Pablos/Universidad Autónoma del Estado de Morelos, 2009.Ha realizado años sabáticos en Alemania, Israel y Uruguay. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.