Un Iom Kipur Humanista

      No hay comentarios en Un Iom Kipur Humanista

IOM KIPUR

 

Dir.MAURICIO ZIELENIEC

En este día tan especial para nuestro entorno judío, nos supera una esencia inexplicable, frente a nuestro “logo” y encontramos un mito fantástico, milenario e inteligible. Siendo secular,  sin creencias religiosas y agnóstico, la identidad  judía parte de aquello  que no creo, pero nos supera el logo. Por lo tanto nos constituye, como lo dijera Amóz Óz.
No me resulta adecuado categorizarlo como día del perdón, pero es sin duda un día de afirmación mi identidad, de mi pertenencia. Entre ritos, mitos y relatos fantásticos, como los de Borges, me aparecen con una riqueza incomparable, las escrituras. Es tan fantástico que en el Templo era un día fundamentalmente ritual para los sacerdotes, hasta la vuelta del exilio babilónico, donde comenzó a ritualizarse algo  similar a  lo actual.
De lo fantástico y mítico  formó mi identidad. Con la adversidad del otro me reconozco judío. Con Israel me identifico con orgullo y a  veces con discrepancias. Los sincretismos llenan el relato y lo afirman. Toda esa riqueza, en parte contradictoria, nos constituye desde siglos.
El perdón parte del pecado de Adán y Eva, de Platón en el Banquete, del cristianismo con el pecado original; casi hay un entorno de temor o pecado solo por existir;  donde el mito o relato crea culpas. Eso es fuerza para el poderoso, como sacerdotes y otras formas de dominar de poder. A la vez el poder  legislar con leyes divinas o seculares, siempre se basan en formas de poder, míticas o seculares. Es parte del orden social, expresado en nuestro caso en la Tora, para nuestra convivencia; y en una reflexión actual , impresindible (hoy en el Estado -Nación).

Nos podemos preguntar el  ¿por qué? las culturas generan  los temores, miedos o culpas.    Los antropólogos como Harari lo señalan como una de las principales conductas, que parten del desarrollo mamífero incluso muy anterior, para conservar la especie (peligro y temor).
No debemos pedir perdón, como no debemos vivir culposos de nuestra existencia.
Si, puede ser Iom Kipur un instrumento humanista, día  de introspección de lo realizado.  De recapacitar excesos que tuvimos con el otro… intentando ser mejores. Es una purificación espiritual, de contemplación interior. Todo eso es para mi Iom Kipur. Diría día de amor y tolerancia… Es el género  de lo fantástico que me permite humanizar con alegría un acontecimiento trascendente e indescifrable para muchos y transformarlo como lo decía Hillel: No hagas  al otro lo que no quieras que te realicen a ti mismo. ESO ES JUDAÍSMO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.