Feliz 5779, queridos amigos de Identidad!!!

Que seamos inscriptos en el Libro de la Vida!

                                                                                                     Lic. Rafael Winter (Rufo)

 

Esta culminando un año por demás difícil.

El  5778 ha sido un año que, si no fue para el olvido, anduvo cerca.

Acontecimientos destacables han sido “tapados” por otros realmente muy negativos. Pasaron cosas buenas sin duda, pero lo  malo ha sido….  demasiado malo

 

Uno de los aspectos mas significativos de Rosh Hashaná es el Jeshbon Hanefesh, el balance  del año que pasó. Esto es, por supuesto, de cada judio consigo mismo.

Y es algo muy especifico y significativo de nuestro Rosh Hashaná.

No decimos “lo pasado pisado”. No lanzamos las agendas a la calle, cual -dicho con todo respeto-31 de diciembre. Por el contrario. Repasamos. Miramos hacia atrás. 

O por lo menos es lo que debiéramos hacer.

Balance. Hicimos cosas buenas y malas. Las malas debemos corregirlas.

Las buenas continuarlas e incluso mejorarlas.

Y viene el estridente sonido del shofar a despertarnos, a hacer un llamado a nuestras conciencias. El sonido del shofar nos conmueve como lo dice el Profeta Amos, uno de los paladines del socialismo judio de todos los tiempos.

El sonido del shofar es también un llamado a la teshuvá, al arrepentimiento, a retornar por la buena senda. Y además, como lo dice en la Torá (Levitico 25:15)  previo sonido del shofar algun dia “se proclamará libertad en la tierra a todos sus habitantes”. El shofar anunciará la libertad de la humanidad!!

 

Como judio uruguayo me preocupa especialmente nuestro querido Uruguay, la comunidad judia e Israel.

¿ Que tal si hiciéramos, por ejemplo, un jeshbon hanefesh (balance) en relación al Uruguay ? Si bien han pasado cosas buenas, las malas han sido tan pero tan malas (crisis en materia de seguridad, educación, valores, y un largo etc.) que las buenas apenas si se notan. Vamos en caída libre. Prescindiendo totalmente, en lo que me es personal, de consideraciones politicas e ideológicas. 

Por supuesto que el tema es mucho más profundo  y excede a este artículo.

 

¿ Y si hiciéramos un jeshbon hanefesh en relación a Israel ? 

Tenemos el privilegio de ser contemporáneos de los 70 años de existencia de Israel. Tenemos el privilegio de ver un Israel pujante, en constante crecimiento tecnológico y demás. Pero aqui también: leyes como la reciente de Estado-Nacion borra con el codo lo que se hace con la mano y echa un manto de duda sobre valores y principios básicos de Israel, ya enunciados en la Declaración de la Independencia de 1948 por Ben Gurion y los padres fundadores.

La actual coalición -conservadora y clerical- de gobierno, se ha alejado de algunos de esos principios básicos.

¿ Y la paz? lo tengo muy claro en lo personal: mas allá de los errores que Israel ha cometido durante décadas, el kid de la cuestión sigue siendo la negativa palestina, no solo obviamente la del terrorismo palestino sino la de los palestinos comunes y corrientes. Su aspiracion principal, más que un Estado palestino, es la desaparición de Israel. No se diferencia demasiado (salvo en los métodos) Abbas de Hamas.

No habrá paz hasta que los palestinos esten en paz con la idea de hacer la paz con Israel. Y esto no es un juego de palabras. 

Reitero: más alla de desaciertos ideológicos y estratégicos israelies -algunos muy groseros-de hoy y de siempre.

 

Y en el mundo en general, además de los eternos y graves problemas  ( pobreza, vivienda, salud, violencia, discriminación ) me preocupa especialmente el problema de los inmigrantes en general y  los que huyen de Venezuela en nuestro continente en particular. 

Esto puede terminar siendo un problema -ya lo es- de terribles proporciones, que arrastre a todo el continente,  debido  por sobre todo (aunque no solo) a la insensatez e incompetencia de un muy mediocre e insensible autócrata no democrático venezolano. 

No hay mal que dure cien años pero…

 

En nuestra mesa -y en la de muchos- de Rosh Hashaná tendremos, como siempre, jala redonda y manzana con miel, simbolizando la esperanza de un año “redondo” bueno y dulce. 

Que asi sea!

¡Que termine el año con sus maldiciones y comienze uno nuevo con sus bendiciones, como dicen nuestros sabios!

¡Shaná tová! ¡a git iur!

Feliz 5779, queridos amigos de Identidad!!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.